Opinión

Los niños están primero

Por: Diario Concepción | 27 de Noviembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Las cifras hablan por sí solas. El informe del Sename contabilizó 1.313 niños fallecidos bajo su tuición o cuidado y las conclusiones del Comité de Derechos del Niño de la ONU revelaron vulneraciones graves o sistemáticas de los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran bajo control directo o indirecto de la institución.

Además de ello, la Auditoría Sename 2018 arrojó que 1.200 niños bajo su responsabilidad no se encuentran inscritos en un establecimiento educacional, un 25,4% de los niños bajo su tutela consumen drogas, y un 58,8% de los niños en residencia institucional recibe algún tipo de tratamiento farmacológico.

Profundizando en el consumo de drogas, un 56,2% de los hogares con NNA declaran haber presenciado o vivido situaciones de consumo, tráfico de drogas o alcohol y un 48,5% de éstos declaró a Casen haber presenciado o vivido situaciones de violencia familiar en sus hogares en la Región del Bío Bío. En lo concerniente a los entornos donde viven, la Encuesta Casen 2017 en la Región indicó que un 21,7% de la población es menor a 18 años, en donde un 19,7% de la población niños, niñas y adolescentes (NNA) viven en pobreza por ingreso. En el caso de la pobreza multidimensional, Bío Bío alcanza el 17,9%, una de las con menos pobreza en este ítem a nivel nacional.

Reconociendo la gravedad de estas cifras, el Gobierno del Presidente Piñera decidió otorgar urgencia a este tema anunciando un Acuerdo Nacional por la Infancia, la creación de un Sistema de Protección Integral de la infancia que se divide en la Subsecretaría de la Niñez y su Servicio Nacional de Protección a la Niñez, ambas dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, junto a una profunda reformulación del Sename. En estos 6 meses de administración se tomaron todos los antecedentes necesarios para desarrollar un trabajo intersectorial que permita defender los derechos de los niños, velar por la promoción y prevención, tanto de sus derechos y evitar que caigan en flagelos de la droga o delincuencia y permitir su reinserción en la sociedad, eso busca esta nueva institucionalidad.

La nueva institucionalidad aumentará sosteniblemente la supervisión, generará auditorias obligatorias constantes a los diversos servicios que trabajen con niños y creará un consejo de expertos en materia de niñez que será puente de ayuda técnica y fiscalizadora en la ejecución de programas y oferta existente. Este servicio también velará por la contratación de personal idóneo con experiencia para la atención y relación directa con niños y niñas. Posterior a esa contratación se realizará cada dos años, una evaluación de salud mental y física al personal y deberán someterse a capacitación periódica. Junto con el cierre del CREAD de Playa Ancha de Valparaíso, cumpliendo con la expresa instrucción emitida por el Comité de Derechos del Niño de la ONU, el Presidente ha anunciado también la sustitución de los CREAD por Residencias Familiares, con el fin de que sean lo más parecido a una residencia familiar, pero con modelos de intervención tanto terapéuticos como de apoyo. El sentido común nos indica que estas medidas deben evaluarse como una Política de Estado que se aprobará en un ambiente de unidad, por cuanto se traducirá en un nuevo trato que Chile entregará a sus niños, niñas y adolescentes.

ALBERTO MORAGA KIEL
Seremi de Desarrollo Social

Etiquetas