Opinión

El arte abstracto de Gustavo Poblete

Por: Diario Concepción | 07 de Octubre 2018
Fotografía: Cedida

Sandra Santander Montero
Curadora
Pinacoteca Universidad de Concepción

Con un total de 26 obras, entre pinturas y esculturas, se exhibe en la Sala CAP de la Casa del Arte de la Universidad de Concepción la exposición “Poblete 100 años”, que recuerda al destacado pintor abstracto – geométrico Gustavo Poblete. Con una importante trayectoria en el medio nacional, Poblete fue parte de las profundas transformaciones que ocurrieron en el panorama artístico chileno en los años 50, fue parte también de la fundación del mítico Grupo Rectángulo, que posteriormente devino en Forma y Espacio, abriendo una singular investigación visual en torno al arte constructivista, y con ello, ampliando significativamente el horizonte de la plástica nacional.

Ésta, es una pintura totalmente desvinculada de la realidad, de formas rigurosas y austeras, con campos cromáticos definidos, divididos rígidamente entre sí, expresada generalmente en colores intensos y contornos duros, que tuvo importantes exponentes en el medio artístico chileno de la segunda mitad del siglo XX, como Ramón Vergara Grez, Matilde Pérez, Carmen Piemonte, o Elsa Bolívar.

Las primeras manifestaciones de esta vertiente del arte abstracto remontan a las vanguardias europeas de las décadas de 1910 y 1920: con el constructivismo ruso, el suprematismo de Kazimir Malevich y el neoplasticismo de Piet Mondrian. También está vinculado a la “abstracción postpictórica” – cuyo progenitor en Norteamérica fue Joseph Albers, estrechamente ligado a la Bauhaus en los años 20 –  y a la obra desarrollada por artistas como el húngaro Victor Vasarely o la inglesa Brigdet Riley, quienes centraron su trabajo en el estudio de las relaciones de color y espacio mediante la repetición de la forma llena y el vacío, y que apela a una participación activa y democrática del espectador en la configuración de la obra. Todo un universo de ideas, atmósferas y cromatismos contenidos en esta forma de pintura, exenta de imágenes iconográficas, pero con una importante carga visual y psicológica.

Si bien el artista Poblete deja un importante legado de obras, imposible de reunir en una exposición, aquí 26 son suficientes para apreciar la evolución de su trabajo, que exploró diversas vertientes del arte abstracto, reuniendo sus conceptos tanto en pinturas como en esculturas. Especial atención merecen éstas últimas, cuyo despliegue de la forma tensiona el material para abrazar el espacio, alcanzando un delicado juego aéreo y sugerentes reflejos de luces y sombras proyectados en el muro circundante.

Esta exposición, que nos instala en un capítulo importante de nuestra historia artística, se complementa con dos proyecciones audiovisuales. Imperdible.

Etiquetas