Opinión

En realidad, bastante mal

Por: Diario Concepción | 06 de Enero 2018
Fotografía: Diario Concepción

Por: Jorge Porter Taschkewitz

Ingeniero Comercial UdeC

El crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) de Chile en los últimos cuatro años fue 1,9%, 2,3%, 1,6% y 1,4%, y el de la Región del Bío Bío fue de 3,3%, 1,0%, 2,1% y 1,0%. Si consideramos que la población crece anualmente un 1,06%, esto implica que el crecimiento real del PIB en promedio anual fue de un 0,74%, cifra parecida para el país y la región.

Con este nivel de crecimiento para llegar a duplicar el PIB debemos trabajar y esperar más de 90 años. Además, nuestras regiones vecinas tampoco crecen mucho como para pensar que nos pueden arrastrar a un mejor nivel de productividad.

Según las cifras de la desocupación, la región ha estado permanentemente sobre la media nacional. El país termina con una tasa de desocupación del 6,5% a Noviembre 2017, mientras nuestra región llega al 7,2%.

Los aumentos de los ocupados, en los últimos tres años, se concentran en Cuenta propia con el 51,8% del total de incremento de los ocupados y en el sector estatal.

Por el lado de la producción física, las últimas cifras disponibles de la región en la industria manufacturera muestran caídas importantes en el mes de Octubre, manteniendo una leve alza en los 10 primeros meses para 2017. La distribución de energía eléctrica para la Región, en el mismo período, cayó en un 12,3% respecto al año anterior.

Los permisos de edificación cayeron un 3,3% en el país y un 13,9% en nuestra región.

Son lamentables las cifras que exhibe el último estudio nacional de drogas en población general de Senda, que muestran el alto nivel de consumo de alcohol y el elevado incremento en el consumo de marihuana.

A mayor abundancia, resultados preocupantes son las cifras de un estudio realizado en la región por estudiantes universitarios sobre el consumo de alcohol, marihuana, alucinógenos, estimulantes, tranquilizantes, otras drogas y bebidas energéticas.

En mi opinión, debemos avanzar urgentemente tanto en el crecimiento y empleo, así como tomar las medidas para bajar los elevados consumos de drogas y alcohol principalmente en la juventud.

Lo del empleo y crecimiento me parece que sabemos lo que se debe hacer y sólo debemos ejecutarlo y hay recursos para hacerlo. El segundo tema es el más preocupante, ya que la baja percepción de riesgo frente al uso de drogas, la edad de inicio  y la baja desaprobación manifiesta de los padres ante estos consumos han hecho que el alcohol y la marihuana estén en sus más altos niveles de ingesta.

La publicidad de estas drogas y la no aplicación de la ley cuando corresponde sólo han contribuido a estos aumentos.

Hace pocos meses, estuvieron en el país expertos de Islandia; país que tras 20 años de esfuerzos, ha logrado éxitos importantes en la reducción de la embriaguez de un 42% a un 5% y en el uso de la cannabis de un 17% a un 3%.

¿Qué estamos esperando para iniciar esta ineludible tarea en la Región?

Etiquetas