Editorial

El transversal impacto de la revolución tecnológica

La tecnología robótica ha llegado y no tiene visos de detenerse, afecta transversalmente toda forma de actividad humana, de las más mecánicas a las más complejas, en todos los ámbitos laborales, sin excepción.

Por: Editorial Diario Concepción | 14 de Julio 2019
Fotografía: Archivo.

Por mucho que se diera por asumida la cuarta revolución industrial, la llegada de la tecnología con capacidad sustitutiva de trabajo humano, no  ha sido todavía incorporarla como parte irreversible del cambio que hace ya un tiempo  se ha venido instalando, ubicuamente, en toda suerte de actividades, no todas inmediatamente evidentes.

Como en las otras revoluciones de esa naturaleza, habrá favorecidos y lesionados, más un número importante de conflictos que responden, por una parte, a la incapacidad para estar a la altura de los nuevos tiempos, o por otra, la negación voluntariosa de una realidad concreta e inevitable.

El actual conflicto entre Walmart y el Sindicato Interpresa Líder, al no llegaron a acuerdo, y la huelga iniciada hace pocos días, tiene factores que van a ser emblemáticos en este tipo de situaciones. Además, las esperables solicitudes por mejores sueldos y otros beneficios sociales, se tiene como causa otros dos aspectos que, a la luz de las tendencias laborales contemporáneas, no tiene en realidad paso atrás, la primera es sobre la flexibilidad laboral, es decir que los trabajadores sean capaces de asumir diferentes funciones, según las demandas de la empresa, si esta quiere seguir siendo competitiva y vigente y  la segunda, más directamente relacionada con el desarrollo tecnológico, el reemplazo de mano de obra humana.

La tecnología robótica ha llegado y no tiene visos de detenerse, afecta transversalmente toda forma de actividad humana, de las más mecánicas a las más complejas, en todos los ámbitos laborales, sin excepción,  con esos avances, para nadie es invisible el hecho de fabricación de estructuras y objetos, ensamblaje de automóviles, cirugía mediada por robots, control de complejas secuencias industriales, entre otras tareas.

Según las últimas proyecciones de Workmonitor, estudio trimestral de tendencias de la consultora multinacional de Recursos Humanos Randstad, el 86% de los trabajadores chilenos señala que ve como una oportunidad el creciente impacto de la tecnología en su empleo, cifra superior al promedio global, que alcanza 74%.

Coexiste con esa apreciación un porcentaje de trabajadores para quienes el desarrollo de las tecnologías ha traído consigo la preocupación constante por la extinción de determinadas tareas. De hecho, de acuerdo al mismo estudio de Randstad, 86% de los encuestados dice que desea adquirir más habilidades digitales para garantizar su empleabilidad en el futuro, ubicándose por sobre el promedio global (80%) y en la posición número siete del ranking global. Así, 68% de los empleados en Chile se está capacitando por su cuenta en temas de inteligencia artificial.

Esta situación deja entonces expuesto el asunto principal; la capacitación, como parte inseparable de la actividad laboral. Las empresas, así como programan la instalación de tecnología en sus procesos, con el mismo cuidado deben instalar, anticipadamente, programas que permitan a los  trabajadores utilizarla para el máximo provecho y preservación de puestos de trabajo.

Falta todavía mucho para reemplazar totalmente las competencias de los seres humanos, incluyendo la creatividad y la empatía, entre otras. En lo inmediato, algunas empresas lo han entendido, pero más vale que en todo tipo de actividad se observe de cerca el impacto de estas nuevas y  poderosas máquinas.

Etiquetas