Editorial

Los recursos económicos de los hogares chilenos

Como es dable esperar, en el nivel AB, se encuentra el 2,8% de los hogares de la Región metropolitana, la única región superior a un dígito es Tarapacá, con 1,9, todas las demás no alcanzan el uno por ciento, la nuestra tiene un 0,5% de los hogares en esta categoría.

Por: Editorial Diario Concepción | 04 de Enero 2019
Fotografía: Contexto

La intención original fue, sin duda, focalizar mejor la población objetivo del mercado, definirla con mayor rigor para mejorar la selectividad de los consumidores.

Además de sugerir una nueva clasificación de la condición socioeconómica de los chilenos, con los propósitos descritos, la información ha servido para hacer un mapa más realista de la distribución de la riqueza en el país y observar desde ese interesante perspectiva la elemental asimetría de los habitantes de Chile, con limitadas opciones de escape de sus respectivos y poco menos que hereditarios nichos, ya sea de alta poder adquisitivo o altamente vulnerables.

Para esta inédita segmentación en siete categorías socioeconómicas, la Asociación de Investigadores de Mercado empleó estadísticas públicas; la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE y la Casen del Ministerio de Desarrollo Social. Con esta la nueva metodología, el segmento socioeconómico alto, actualmente conocido como ABC1, se desagrega en tres niveles diferentes, siendo más alto es el AB, seguido por C1a y C1b. Los grupos siguientes son C2, C3, D y E.

Los parámetros cambian para describir estos grupos, el primero es el ingreso total promedio del hogar, seguido por nivel educativo, Ocupación, sistema de Salud y otros. Así, por ejemplo, el grupo AB tiene un ingreso de 6.462 millones de pesos, está compuesto en 99% por profesionales con estudios universitarios que, además, en un tercio de los casos tienen títulos de postgrado. Ocho de cada diez tienen al menos un vehículo y se concentra casi exclusivamente en las comunas del sector nororiente de la capital: Vitacura, Las Condes, Lo Barnechea y Providencia.

A este segmento le siguen dos nuevas categorías denominadas C1a y C1b. La primera de ellas representa al segmento medio acomodado con un ingreso promedio del hogar que parte en $2.739.000, mientras que la segunda refleja la clase media emergente con ingresos desde $1.986.000. En conjunto representan el 12% de la población nacional, mayormente profesionales. En tanto, el segmento C2 representa el 12% de la población nacional; el C3 el 25%; el D un 37% y el E, el de menores recursos, el 13%. Es decir, el 62 por ciento de los hogares chilenos, ubicados en los niveles C3 y D, tiene un ingreso de 899 mil pesos o menor.

El dato paralelo es como se distribuyen los hogares de cada segmento en las diferentes regiones, como es dable esperar, en el nivel AB se encuentra el 2,8% de los hogares de la Región metropolitana, la única región superior a un dígito es Tarapacá, con 1,9, todas las demás no alcanzan el uno por ciento, la nuestra tiene un 0,5 de los hogares en esta categoría. Otras cifras son igualmente indicativas, mientras la Metropolitana tiene un 7,7 % de hogares en el nivel más bajo, E, la nuestra tiene un 18.5.

En parecida tendencia, los segmentos C2 y C3, hogares con ingresos entre 899 mil y un millón 380 mil pesos, que a nivel nacional representan el 37%, en nuestra zona son solo el 29%, mientras en la capital es el 51,4%.

Como quiera que se examinen las cifras provistas por este estudio, hay nuevos motivos para darle otra mirada a la necesaria descentralización, para hacer un país más justo y equitativo.

Etiquetas