Editorial

Las nuevas actitudes frente a contaminación ambiental

Por: Editorial Diario Concepción | 07 de Septiembre 2018
Fotografía: Archivo

Algunas situaciones son tan obvias, que resulta sorprendente que haya demoras en reaccionar frente a ellas. Un ejemplo elocuente es la contaminación ambiental, no es que se la ignore, de hecho, ha estado el tema en todas partes, pero el desarrollo de una consciencia de protección del ambiente, como una actitud necesariamente intransable, tarda en llegar, para ser un requisito básico de nuestra permanencia en el planeta, está todavía lejos de ser una verdad establecida, insoslayable e imposible de ignorar.

El aspecto positivo en la actualidad es que parece que esa indiferencia o falta de respeto al valor del cuidado de la naturaleza empieza, por diversas causales, a desaparecer, para cada vez más personas, si no se cuida el ambiente, no se cuida a los seres humanos, ha dejado de ser un problema de responsabilidad futura, para quienes nos sucedan, para transformarse en una amenaza concreta que nos afecta ahora mismo.

Los casos abundan y han confluido en el tiempo, a grado tal que resulta difícil seguir mirando para el costado, como si no nos concerniera. Los casi 50 mil habitantes de la costa norte de Valparaíso conviven con 15 grandes empresas de energía, químicos y combustibles. Sus reclamos contra la contaminación cumplen 50 años, las solicitudes al gobierno son elementales; normas más exigentes que resguarden el aire que respiran.

Hay constancias oficiales: en noviembre de 1968, un oficio del Ministerio de Agricultura recogió las denuncias de los dueños de predios de Puchuncaví y Quintero, que acusaban pérdidas en sus cultivos, asociándolas a la instalación de la división Ventanas de Codelco, cuatro años antes, los residentes dan cuenta de una serie de episodios de contaminación: al menos tres grandes derrames de hidrocarburos en el mar, casi 300 vertimientos de carbón en la playa y 10 intoxicaciones masivas de personas, principalmente niños. Los últimos grandes episodios, en la localidad de La Greda, llevaron, incluso, a reubicar la escuela, tras detectarse la presencia de metales pesados en los alumnos.

El área está reconocida por el Instituto Nacional de Derechos Humanos como una “zona de sacrificio”, pues sus habitantes están expuestos a un duro impacto de las actividades productivas, que impactan la calidad del aire, suelo y agua.

En diversas regiones del país, han ocurrido con fecha relativamente recientes, hechos de indudable impacto ambiental negativo; el incendio que afectó a un acopio ilegal de neumáticos en Maipú, como la nueva emergencia medio ambiental en Quintero y Puchuncaví, que ha desatado una ácida polémica de la comunidad, muy sensibilizada, con el Ministro de Salud, por el intento de bajar el perfil a la situación.

En el ranking de preocupaciones de los chilenos, el cuidado del medio ambiente aparece en el lugar número 12, según el estudio “Chile 3D 2018” de GFK Adimark. En el sondeo, aplicado a inicios del presente año en las principales ciudades del país, se consultó por las principales preocupaciones de los chilenos en el área ambiental. Aquí la “contaminación ambiental” alcanza el primer lugar (48%), le sigue la “escasez de agua” (41%) y el “calentamiento global” (40%).

Sin embargo, el medio ambiente todavía es percibido como algo más bien accesorio, como el telón de fondo, falta crecer en la consciencia que nuestras vidas están entrelazadas y dependientes con ese entorno, estamos empezando a aprender.

Etiquetas