Editorial

La cuestionable eficacia medicinal de la marihuana

Por: Editorial Diario Concepción | 12 de Mayo 2018
Fotografía: Agencia UNO

La herramienta más frecuentemente utilizada para hacer factible la idea del consumo libre de marihuana, como una muestra de su esencial inocencia e inocuidad, es su aplicación medicamentosa, en sus eventuales efectos terapéuticos, una auténtica cabecera de playa, acompañada de falacias, como hacer del consumo una manifestación benéfica, además de muestra de libertad y progresismo, temas que han sido tomados como un equívoco apostolado por personas que ven en los eventuales efectos curativos o paliativos una justificación para poner esta droga libremente en el mercado.

Un golpe robusto a esa concepción voluntariosa proviene de un estudio serio sobre el particular, que proviene de la Fundación Epistemonikos, creada en la Pontificia Universidad Católica de Chile, una organización sin fines de lucro con la misión de “acercar la evidencia a aquellos que toman decisiones de salud, a través de la tecnología y la innovación”. Los resultados de investigar sobre el uso de la marihuana medicinal para tratar ciertas dolencias son demoledores: la cannabis con fines medicinales no sirve.

Se trata de una investigación que duró dos años y en la que participaron 30 profesionales. “La investigación que estamos dando a la luz es la mayor revisión que se ha hecho en uso terapéutico de la cannabis y productos derivados a nivel mundial”, según la declaración del Dr. Gabriel Rada, presidente del directorio de la fundación y académico de la PUC. Para el estudio, recopilaron investigaciones a nivel mundial sobre efectos del uso terapéutico de cannabis, en al menos 80 enfermedades, estudios separados para cada una de ellas, a fin de estimar la relación de daños y beneficios.

El estudio demuestra que hay enfermedades en las cuales la cannabis es inútil, entre ellas la esclerosis múltiple, otras en las cuales esta substancia podría tener un efecto, no un gran beneficio, pero en las cuales predominan los  efectos adversos, como ante el dolor crónico del cáncer,  finalmente otras enfermedades de rara ocurrencia, sobre las cuales no se sabe  si afecta o no, porque falta certeza.

En conjunto con el Colegio Médico, la fundación tiene el propósito de hacer llegar una carta a los parlamentarios que están discutiendo el proyecto de ley que pretende legalizar autocultivo con fines medicinales y revertir dicha iniciativa. No siempre la conclusión científica determina la creación de leyes, los propulsores de esta iniciativa advierten que  ningún país europeo ha aprobado lo que se quiere hacer en Chile, lo que se ha autorizado son fármacos derivados sintéticos de la cannabis, pero no el autocultivo de una planta no procesada, ni mucho menos el autocultivo con fines terapéuticos.

La evidencia es accesible en la página web de la organización y deja muy poco espacio para la argumentación en contrario, menos para declaraciones antojadizas, con una base absolutamente cuestionable que, además de equivocar el propósito, abren la puerta al consumo para otros fines, especialmente en la gente joven, la más vulnerable a los efectos perjudiciales de esta droga, que puede concluir, peligrosamente, que la cannabis no solo es inofensiva, sino que además beneficiosa.

La legislación chilena debería tomar en cuenta esta información, ya que no se trata de un asunto de convicciones, sino el resultado de investigación científica que más  vale tener en cuenta.

Etiquetas