Editorial

Los nuevos pobladores de Concepción

Por: Editorial Diario Concepción | 13 de Abril 2018
Fotografía: La Tercera

Por mucho tiempo, la palabra inmigrante tuvo en estas latitudes la connotación de la  intranquilidad de países vecinos a zonas de conflicto, que se veían enfrentados a la llegada de muchas personas en busca de seguridad en tiempos acotados, pero, como todo asunto ajeno, desaparecía con prontitud de nuestro horizonte de realidades.

La inmigración es ahora, en cambio, un asunto de Estado para nuestro país, por ser al mismo tiempo, una amenaza y una oportunidad, porque obliga a la sociedad chilena a efectuar un profundo examen de conciencia, ya que la llegada de personas diferentes pone de relieve nuestras principales fortalezas, del mismo modo que nuestras principales debilidades.

Según estimaciones gubernamentales, a nivel nacional, existen actualmente  961 mil inmigrantes, de los cuales, entre 250 mil y 300 mil estarían de forma irregular, lo que representa al 5,5% de la población que habita en el país. Expresado de esa manera, todavía podría parecer un asunto que no compromete la realidad cotidiana del ciudadano regional, pero esta sensación de irrelevancia cambia cuando se observa que sólo en el año 2017 se otorgaron 2.629 visas a venezolanos y haitianos, comunidades que residen principalmente en la provincia de Concepción.

Es suficiente, para dimensionar adecuadamente la magnitud de la situación, ver las largas filas de  estas personas, que esperan pacientemente ser atendidas en oficinas públicas, obviamente hay faltas de recursos, tanto humanos como materiales, para resolver sus preocupaciones en forma expedita y dignamente. Hay allí una tarea urgente, sobre todo al considerar las cifras entregadas por la Oficina de Extranjería, dependiente de la Gobernación provincial, indicando que existen 15 mil inmigrantes, de los cuales 9 mil se encuentran residiendo en el Gran Concepción, a un ritmo de crecimiento de  20% anual.

Afortunadamente, se ha puesto en marcha, aunque con impacto todavía insuficiente, el Plan de atención al migrante; “Chile te recibe”, para mejorar la atención, modernizar las dependencias y los sistemas, iniciativa indispensable frente a un problema cada vez más visible. Se implementan con rapidez, espacios en los servicios de salud, que requieren además de personal especializado,  facilitadores, indispensables éstos últimos para superar las  barreras idiomáticas,

No son los únicos retos, entre otros muchos que emergerán a corto plazo, como es el ingreso de niños y adolescentes de familias inmigrantes a la educación en todos los niveles y que planteará a las casas de estudio nuevas exigencias. Por lo anterior, resulta especialmente adecuada la iniciativa de la Universidad de Concepción para desarrollar, en noviembre de este año,  un  convenio de colaboración con la gobernación, con el rótulo “Exploración de un modelo de formación inicial del profesorado en contextos de inmigración”, que se ocupará de uno de los componentes de esta cercana demanda.

Los inmigrantes son parte de una perspectiva de crecimiento para Chile, si somos capaces de emplear sus indudables potenciales. Hay una indispensable inversión que hacer, pero, por otra parte, puede haber generosos retornos, además de la renovación de una sociedad por mucho tiempo autorreferente, marcadamente clasista y prejuiciosa,  ellos pueden abrir  por fuerza propia nuevos e inexplorados espacios de convivencia, muy necesarios para hacer de este país nuestro, una patria mejor.

Etiquetas