Editorial

La Universidad de Concepción elige a su nuevo Rector

Por: Editorial Diario Concepción | 04 de Abril 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

La Universidad de Concepción ha elegido su nuevo Rector, el que tendrá la obligación y el privilegio de conducir su destino por los próximos cuatro años, ponerse a la cabeza de una Corporación de Derecho Privado con Personalidad Jurídica, que empezó sus actividades académicas con cinco carreras, en mayo de 1919.

La presencia, un año menos que centenaria, de esta casa de altos estudios en la Región, puede resultar que se la observe como una realidad que está allí como cosa natural y propia, sin otra consideración que darla por entendida. Por eso es conveniente recordar, en una oportunidad histórica como esta, que la Universidad tiene por objeto realizar las actividades propias de su naturaleza: crear, transmitir y conservar la cultura en sus más diversas manifestaciones.

El acto eleccionario cumplido el lunes recién pasado, honra a sus participantes, las campañas constructivas de los postulantes a la rectoría y la responsabilidad de sus equipos, que sin importar sus diferencias en cuanto a programas tienen en común el interés indeclinable por hacer a la institución más grande y dar debida cuenta de su importancia, y prestigio en el quehacer nacional y en la creación del conocimiento sin frontera alguna.

Igualmente, ha de reconocerse el compromiso, seriedad y responsabilidad de los electores. Su comportamiento y actitud durante la trascendente jornada del lunes da una muestra de madurez institucional ejemplar, el rector Lavanchy lo resume apropiadamente como de carácter republicano, por el ambiente de contenida solemnidad ante un acto que define los destinos próximos de una universidad emblemática de la ciudad y la Región.

Los estatutos de la Corporación han definido el universo de los electores, que aunque no parezca inclusivo, refleja la muy bien pensada intención de dejar esta responsabilidad a quienes han dado muestras sobradas de ser parte orgánica de la institución; los miembros integrantes del Directorio, los Profesores Eméritos cumpliendo labores académicas y los académicos que pertenecen a cualesquiera de las tres más altas jerarquías universitarias, personas cuyo destino está sólidamente entretejido al de la Universidad.

Como una demostración de vitalidad institucional, para este proceso eleccionario hubo cinco candidatos, una académica y cuatro académicos, todos con una amplísima y comprometida trayectoria universitaria, de la misma manera como las campañas se desarrollaron en un maduro debate de ideas, los electores mantuvieron este proceso dentro de los marcos de la academia, con el respeto mutuo propio de una comunidad con el común propósito de engrandecimiento de la institución.

El rector electo, Carlos Saavedra, a la cabeza de un equipo que le ha acompañado desde su primera postulación, ha expresado su intención de trabajar con toda la comunidad universitaria, declara, “la universidad somos todos”, aquilatando como corresponde el enorme potencial de su recurso humano, con la visión de sus fundadores que vieron en ella el fortalecimiento regional y la contribución al desarrollo de Chile. Al nuevo rector le corresponderá el alto y excepcional honor de presidir la celebración del primer siglo de la historia institucional, simbólicamente tiene sobre sí la enorme responsabilidad de mantener prendida una antorcha cuya llama se encendió, con el apoyo de la comunidad penquista y regional , hace casi cien años.

Etiquetas