Editorial

La urgencia de tomar acciones efectivas en la lucha contra las drogas

Por: Editorial Diario Concepción | 07 de Febrero 2018
Fotografía: Cedida

La situación de la juventud chilena en lo relativo al consumo de drogas, es alarmante, muy en contraste con la liviandad con que se ha tratado la liberación del consumo recreacional, sin la debida voluntad política de actuar decidida y efectivamente para hacerse cargo de  este problema tanto social como sanitario. En otras latitudes este desafío ha sido enfrentado con la atención gubernamental debida, sin confusión ni complejo  alguno con conceptos de libertad o progresismo.

Las cifras actuales son por sí mismas de preocupante elocuencia: el 6% de los estudiantes chilenos de 8º básico a 4º medio fuma a diario, el 35,6% ha consumido alcohol en los últimos 30 días y uno de cada tres ha probado marihuana, lo que convierte al país en uno de los con mayor consumo de cannabis en etapa escolar.

En una situación similar se encontraba Islandia hace una década, la diferencia es que no hubo confusiones ni cálculos de popularidad, se implementaron medidas que establecían un equilibrio entre autoridad ejercida responsablemente y la implementación de medidas que daban una alternativa al consumo de drogas o ingestión de sustancias.De esa manera, en la actualidad apenas el 3% de los jóvenes islandeses de 14 a 16 años fuma todos los días, el 5% reconoce haber tomado alcohol en el último mes y solo el 7% dice haber probado marihuana.

Esta iniciativa y sus resultados han sido ampliamente divulgados y conocidos, han sido objeto de reportajes de científicos nacionales e investigadores de excelencia.En este mismo medio, el tema ha sido tratado en profundidad, organizando seminarios con autoridades educacionales, sin que el gobierno se haya hecho parte. Es la iniciativa privada, o las universidades, las que han tomado cartas, en iniciativas que, al fin, dan una luz de esperanza para revertir una situación inaceptable.

En esa línea, algunas sociedades científicas nacionales, en conjunto con la Clínica Psiquiátrica Universitaria de la U. de Chile, han decidido aplicar el modelo islandés en cuatro comunas de la Región Metropolitana, incorporando a este programa cerca de ocho mil estudiantes de 2º medio de Colina, Las Condes, Renca y Melipilla a partir de mediados de año.

Teniendo en consideración que, aunque siendo un problema transversal en los jóvenes, el alto  consumo de drogas y alcohol resulta muy elevado en el segmento poblacional más vulnerable. Los propulsores de la iniciativa realizarán encuestas periódicas a los jóvenes para conocer datos como pautas de consumo, características familiares y del barrio, información que resulta preliminar e indispensable para el diseño de intervenciones específicas para cada escuela, en las que se involucrará a profesores, las familias y las autoridades locales.

El modelo islandés describe como factor protector  la implementación necesaria para la práctica de actividades deportivas o culturales: mientras mayor era la oferta, menos riesgo había de que los jóvenes cayeran en el consumo de alcohol o drogas, sumado al empoderamiento de los padres: entregarles herramientas para criar mejor a sus hijos, ayudarlos y acompañarlos a fijar límites, además de  potenciar la percepción de riesgo del consumo de sustancias. Nuestro país tiene lo que se necesita para ayudar a su juventud, esta es otra y valiosa oportunidad.

Etiquetas