Deportes

Sea cual sea el deporte, Florencia Melo se luce dando el ejemplo

La joven es una multideportista que brilla en el Almondale San Pedro. Practica fútbol, básquetbol, gimnasia artística y hasta remo. Tiene 10 años y le ha dedicado siete al deporte, un estilo de vida que va más allá de una pasión y ya es una costumbre a nivel familiar.

Por: Carlos Campos | 22 de Julio 2019
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Le sobra personalidad y talento a Florencia Melo Leonelli. Tiene 10 años y desde los tres su vida está totalmente ligada al deporte. “Partí en básquetbol y es  el que más me gusta, aunque igual entreno gimnasia artística, fútbol y remo”, comenta la estudiante del Colegio Almondale San Pedro.

Su fanatismo por el deporte no es casualidad. Su padre Gerardo es profesor y entrenador de básquetbol, a quien se suma una madre apasionada no sólo por el deporte también, sino que por la vida sana. “Familiarmente está establecido que entrena de lunes a sábado. No para”, asegura Sandra, su madre. Y lejos de ser una presión para la pequeña Florencia, ella disfruta a concho cada minuto de entrenamiento y competencia. “Es bacán, porque muchos niños pasan todo el día presionados por sus papás para que sólo estudien. A mí me encanta practicar deportes y es genial hacerlo en vez de estudiar tanto”, afirma tajante. Su madre la apoya y recalca que “le va bien con las notas”.

Y en su agitado calendario, “Flo”  se las arregla para estudiar y entrenar entre su colegio por Adicpa y por clubes. Practica remo sólo en la época de vacaciones en Llacolén, donde también juega básquet. Por el Almondale se divierte en fútbol y la gimnasia artística la realiza en el Olímpico San Pedro de la Paz. “No podría vivir sin deporte o estaría todo el día sentada en la silla. Y aun así, cuando estoy en clases, tengo que estar moviéndome y no puedo quedarme quieta. Si hasta cuando estoy escribiendo muevo los pies, o no me puedo concentrar. El remo me gusta porque me permite tener fuerza en los brazos, en básquetbol disfruto lanzando al aro marcando puntos y jugar a la pelota se me dio la gana en realidad. Y en gimnasia me encantan los mortales”, afirma Florencia, sobre una disciplina en que también se divierte con vigas, implementos, salto y trampolín.

Entra al colegio a las 07:45 y a las 14:40 horas finaliza su jornada, pero sólo en el colegio. La agenda es muy intensa y tanto Florencia como su familia ya están acostumbrados a ese ritmo.

Un hábito

Nada es casualidad para una niña que practica tantos deportes y debe cumplir con sus responsabilidades a nivel académico. La alimentación es clave para los Melo-Leonelli y el mejor ejemplo de ello lo grafica la multideportista del Almondale. “No tomo lácteos ni bebidas. Comienzo mi día con un batido de frutas, al que se agregan coco y otros frutos secos. Queda similar a una leche de almendras muy rica”, explica ella.

Su madre complementa que “sólo come pan en la tarde. Además, los lácteos acidifican el organismo y eso permite que agentes patógenos te ataquen. Ella nunca se enferma. Manejamos muy bien el tema de las comidas y Florencia lo tiene más que claro. Se autocontrola y es feliz así. Ella niega ciertas comidas y te sabe explicar la razón por la cual no las consume. Muchos papás ven a sus hijos gorditos, llegan y los lanzan a hacer deporte, pero como no los motivan, les va mal y se frustran. Sé que lo que Florencia quiera hacer en su vida, lo va a lograr”.

Etiquetas