Deportes

Lesiones de meniscos: ¿qué debemos hacer?

Por: Diario Concepción | 03 de Junio 2019
Fotografía: Cedida

Claudio Carvajal Parodi
Académico de Kinesiología y
Director de diplomados de Intervención
Kinésica Musculoesquelética.
Universidad San Sebastián

Las lesiones meniscales son las más frecuentemente tratadas en la articulación de la rodilla, siendo más típicas en adultos jóvenes deportistas y en adultos mayores. Además, las intervenciones quirúrgicas meniscales son las más habituales dentro de las cirugías ortopédicas.

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas que juegan un rol muy importante en la rodilla: transfieren, distribuyen y absorben las cargas generadas en la articulación durante los movimientos de las extremidades inferiores.

Existen dos grandes tipos de lesiones meniscales: aquellas que se instalan mediante traumatismos, generalmente violentos y que conllevan rotaciones de la rodilla, y aquellas que se desarrollan de manera progresiva produciendo degeneración de la estructura meniscal. Los factores de riesgo relevantes son la edad (mayor a 60 años), el género masculino, las actividades que implican encuclillarse (lesiones degenerativas) y la práctica de deportes como el fútbol y el rugby (lesiones traumáticas). Cuando los meniscos se dañan pueden ver afectada su función, producir dolor y en casos más complejos pueden aparecer impotencia funcional, inflamación y bloqueo articular. Las lesiones complejas con gran deterioro o destrucción meniscal pueden contribuir a la aparición tardía de artrosis de rodilla.

El tratamiento que se debe aplicar dependerá de diversos factores como el tipo de lesión, la edad del paciente y los hallazgos clínicos e imagenológicos que encuentre el médico. En general, las roturas agudas por trauma de alta energía y que producen gran daño e impotencia funcional pueden requerir de cirugía, sobre todo si el afectado es un adulto joven, activo y que practica actividad física. Por otra parte, las lesiones degenerativas no siempre producen síntomas y, en caso de hacerlo, el tratamiento kinesiológico suele ser la primera opción.

El desarrollo alcanzado por las ciencias de la salud permite el acceso a diversas opciones terapéuticas. Así, quienes padecen de patologías meniscales presentan, en general, un buen pronóstico y un alto potencial de retornar a la normalidad tras realizar los procedimientos médicos y terapéuticos que la medicina y la kinesiología ofrecen a la comunidad.

Etiquetas