Deportes

WRC 2019: una semana que los rallystas no olvidarán

Loeb, Ogier, Tanak y Neuville son apellidos que nunca más serán olvidados por los rallystas chilenos. Las risas, historias y anécdotas que muchos tienen de estos 4 días, que terminan hoy, serán un gran recuerdo para los miles de asistentes nacionales e internacionales que hicieron del Copec Rally Chile un éxito.

Por: Diario Concepción | 12 de Mayo 2019
Fotografía: Agencia UNO

Difícil será sacar del imaginario colectivo el paso del primer WRC en suelos nacionales. Gritos, aplausos, caras de asombro y más, fueron las clásicas reacciones que los fanáticos del rally tenían al escuchar rugir al Hyundai 20 del equipo Hyundai al iniciar el shakedown.

Pero la semana de competencia comenzó varios días antes. El lunes el nueve veces campeón del mundo, Sebastien Loeb, y el belga, Thierry Neuville, tuvieron una conferencia de prensa como primer apronte a lo que sería la sexta fecha del WRC en Chile. En esta instancia, los pilotos del equipo Hyundai revelaron sus inquietudes de cara al comienzo de la competición.

Tras finalizar la actividad, los asistentes pudieron acercarse a compartir con los hombres tras los volantes de los i20, para así inmortalizar el momento y tener la posibilidad de cruzar un par de palabras con los grandes pilotos.

Ese mismo día, pero en la mañana, se llevó a cabo el Monday Test, primera oportunidad que tienen los participantes para probar los caminos. A pesar de esta ser una prueba privada y sin acceso al público, los fanáticos de igual manera encontraron la forma de acceder a la ruta ubicada cerca de la comuna de Florida y así poder observar a los pilotos.

Los motores ya rugían en la Región y el corazón de este, en la comuna de Talcahuano, se convirtió en un paseo obligado para los turistas y los habitantes del Gran Concepción. En el parque de asistencia muchos compartieron con gran parte de los pilotos y sus equipos, siendo un lugar de encuentro para la familia del rally.

Actividades en torno al rally, ver a los mecánicos trabajar, comprar merchandising, conocer la cultura de la Región y otro tipo de actos dieron vida a la asistencia, que durante todo el día tenía a los fanáticos llenos de energía expectantes de los movimientos que ahí ocurrieran. Llego el jueves. Un día esperado por muchos. Desde las 5 de la tarde del día anterior los fans tuerca se comenzaron a acercar a la ruta ubicada en el kilómetro seis camino a Santa Juana. Asados, conversaciones, risas y más, hacían pasar las horas para quienes esperaban ansiosos la pasada del primer WRC en el sector Pinares.

10:01 de la mañana y todo estaba listo y dispuesto. Thierry Neuville pisaba el acelerador y comenzaba a recorrer las rutas del Bío Bío. La vista de la segunda zona de público habilitada que mostraba la comuna de Chiguayante y el río como postal fue el punto favorito por los fanáticos que gritaban y apoyaban en cada uno de los pasos de los World Rally Car.

Esta primera actividad libero tensiones. El público ya más tranquilo tras el tránsito de los WRC ya planificaba cuál sería su próxima jugada el pasado viernes. El Pinar, El Puma y Espigado eran las opciones, todas con un nivel único como todos los caminos de la fecha. Finalizado el Shakedown la caravana de rallystas comenzó a bajar hacía la ruta de la madera para tomar su próximo destino y disfrutar de la fiesta del Mundial de Rally.

Esa misma tarde los tramos de competición del próximo día ya se llenaban. La tónica familiar y de amistad se repetía en todos los lugares. Pasada las 4 de la madrugada todos los primes estaban cerrados, sólo quedaba disfrutar. La acción comenzó en El Pinar, sector cercano a Laraquete, aquí el amo y señor fue Ott Tanak, el estonio hizo vibrar en su pasada a quienes llevaban horas esperando sentir los motores del su Toyota Yaris WRC. El resto del día fue similar. El Puma y Espigado tuvieron la misma suerte. Un Estonio soberbio, que no dio oportunidades. No corrieron la mimas suerte los pilotos nacionales. Emilio Fernandez, Pedro Heller, Jorge Martinez y Felipe Rossi, fueron los principales afectados ante la dificultad de los caminos forestales de la Región. En la noche todo fue fiesta. La prueba especial callejera se adueñó de Concepción. Fuegos artificiales, saltos y una gran energía, llenaron el Parque Bicentenario que fue testigo de los derrapes de Sebastien Loeb, ganador de la prueba, y que en su pasada por la ruta de 2,2 kilómetros sacó a relucir toda su experiencia.

Ayer todo prometía. Pelún, el esperado tramo fue un caos, pero en el buen sentido. Eran cerca de las 6 de la tarde del día viernes y las carpas, casas rodantes y vehículo agolpaban un tramo que desde el conocimiento de las rutas llamó la atención. Los asados y las conversaciones eran muchos pero así como crecían las ganas por ver pasar a los competidores también crecía la incertidumbre. Eran cerca de las 22 horas y el equipo de seguridad del rally decidió cerrar el ingreso al público. Era un éxito total. Las otras opciones del día, Río Lía y María Las Cruces corrieron una suerte similar, los fanáticos agolparon los metros de los primes y todo fue una fiesta. Los miembros de la FIA ya comentan que algunos de estos tramos pueden pasar a ser uno de los trayectos históricos de la competición como en Argentina está el famoso tramo “El Cóndor”. Fue tanta la gente que intentó a ingresar a este sector en vehículo, que la ruta de la madera se transformó en estacionamiento por un día. Cerca de dos kilómetros de autos estacionados por el borde del camino demostraron el interés que generó esta especial. Hoy termina la fiesta del WRC, pero más allá del término de la competencia, para muchos esta será una experiencia para toda la vida.

Etiquetas