Deportes

UdeC protagonizó un duelo para el recuerdo con varios puntos altos

Por: Diario Concepción | 08 de Marzo 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Los refuerzos se lucieron y algunos ya están consagrados, pero todos aportaron a un 5-4 histórico y emocionante. El hincha del fútbol agradeció el espectáculo.

Las soluciones

El Campanil llegó al área, profundizó y generó ocasiones de gol en la primera etapa, pero recién marcó el 1-0 al 45’ con la habilitación de Droguett para Rubio.

Piezas fundamentales para el festival de goles auricielo, fueron dos de los ocho refuerzos que llegaron al club para esta temporada: Nicolás Maturana y Nicolás Orellana. Además de Rubio, titular más que indiscutido en el equipo, ambos ex Colo Colo saltaron desde la banca para aportar y demostrar lo que pueden darle al equipo. Con lo mostrado, piden a gritos camiseta de titular.

Maturana y Orellana se asociaron bien y ya habían exhibido gran rendimiento en el amistoso ante Universitario (3-0). Fue una gran noche para ambos.

Tapadas claves que terminan valiendo tres puntos

No fue uno de sus mejores partidos y él lo tenía claro al final del duelo, pero en uno de los peores momentos del Campanil, apareció el “Tigre” Muñoz para evitar un 3-2 a favor de la visita que hubiese sido una tremenda debacle. Al 64’ y 65’, el arquero tuvo intervenciones valiosas a Emanuel Herrera y Omar Merlo, cuando el partido se le ponía cuesta arriba al equipo de Bozán. El Campanil ganó, pero la felicidad del meta no era total. “Me voy amargado. Sabemos que podemos hacer cosas mejores. No me gusta que me hagan cuatro goles. En Copa Libertadores no podemos dar ventajas así”, dijo.

¿Había que sufrir tanto?

La historia dirá que así fue el primer triunfo histórico del Campanil en Copa Libertadores. Fue un 5-4 que sigue siendo noticia en todo el mundo por la forma en que se dio el duelo.

Los 8.672 hinchas que llegaron al estadio no se fueron defraudados y vieron historia pura. Desde 1978 que no se marcaban ocho goles en el segundo tiempo de un partido en la Copa Libertadores. Una noche inolvidable.

Un consagrado que disfruta a concho

El histórico 5-4 merece un párrafo aparte para el volante Hugo Droguett. Si no hubiese sido por la excluyente noche de Patricio Rubio, el talentoso referente del Campanil tendría que haber sido la figura del partido.

Cuando aún estaban 0-0 y el duelo se complicaba, todos los pases eran para Droguett. La manija del partido la tuvo él, por más que el goleador haya sido otro. Corrió como si tuviese 20 años y luchó cada pelota como la última. Tiene talento de sobra y parece vivir esta Copa Libertadores con el mismo fervor que tuvo hace 15 años, cuando el Campanil se estrenó internacionalmente.

Etiquetas