Deportes

Javiera Faletto: un talento local que sigue brillando en la pista atlética

Se alzó como la mejor atleta en un 2018 que tuvo de todo para ella. La deportista de 27 años corre sin parar por sus sueños, proyectando una temporada exigente con estudios, trabajo y deporte. “Ha sido duro, pero con esfuerzo y ganas todo se puede”, asegura.

Por: Carlos Campos | 04 de Marzo 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

Javiera Faletto es sinónimo de atletismo. La deportista de 27 años se alista para una temporada de grandes desafíos. Repasando un 2018 que estuvo lejos de ser uno de los mejores años de su carrera, aun así todo su talento le alcanzó para alzarse como la más destacada en esta disciplina en Adesup.

Humilde, aterrizada, madura y siempre muy risueña, Javiera desde los 14 años dedica sus días a un deporte que adopta como un estilo de vida. “Pasé prácticamente toda mi juventud en una pista atlética. Y más encima ahora trabajo ahí, por lo que el atletismo es casi como mi segunda casa”, comentó.

Pero, ¿por qué su 2018 no la dejó satisfecha? Javiera dijo que “fue un año bastante duro y con muchas actividades. Comencé a hacer un magíster, el cual me permite aún competir por la Universidad San Sebastián. Me tocó irme un mes a Cochabamba para preparar los Odesur, haciendo toda la pretemporada para adaptarme a la altura. Y fue muy complicado, pero siempre recibí el apoyo de mi universidad y todos los profesores. Pude ponerme al día cuando llegué”.

Pero ese fue sólo el inicio de año y ahí, si la misión de rendir a buen nivel en la altura boliviana ya era más que difícil, todo se complicó aún más. “Me enfermé justo un día antes de competir. Me intoxiqué, estuve con fiebre y fue terrible. La comida era … sin comentarios. En general, Cochabamba era un lugar bien especial. No se puede tomar agua, hay altura y un montón de factores me tenían muy mal. Todo lo que se refiere a salubridad allá es difícil. Tuve problemas que, sin duda, me pasaron la cuenta, aunque igual conseguí una buena marca y ranking sudamericano, que me dejó contenta de todas formas, pese a que no logré los resultados que en un principio quería”, agregó.

En lo más alto

Pero, en la carrera de Javiera, esos imponderables terminan siendo sólo una mala anécdota. Esa caída no le impidió seguir rindiendo de buena forma en Adesup, disciplina en la cual se impone sin problemas a sus competidoras. “El nivel en el atletismo universitario no es tan duro para mí, ya que tengo un estatus superior. Pero, en cuanto al atletismo federado, donde se representa al país, ahí la cosa se complica. Hay que entrenar muchísimo más, dar todo y entregarse sí o sí a un cien por ciento”, aseguró.

En Adesup se subió al podio en dos categorías: 800 y 1.500 metros, obteniendo el tercer y primer lugar, respectivamente.

“Obviamente quería dos primeros lugares, pero la prueba de 800 es mucho más específica y requiere de más entrenamiento. Y como estaba algo colapsada a final de año, bajé la intensidad de las prácticas. Los 1.500 metros son mi especialidad. Ahí soy la reina. No me saca nadie el puesto”, indicó entre risas.

Y con 27 años, la vida de Javiera ya no es sólo correr en distintas pistas atléticas, aunque su agitada agenda sí tenga mucho que ver, todavía y aparentemente por largos años más, con el deporte.

Javiera Faletto tiene talento de sobra para seguir dándole éxitos al atletismo nacional, ya que a nivel Adesup sólo le queda un año. Esta temporada, si todo sale como ella lo tiene planificado, terminará el magíster de Actividad Física y Salud que realiza en la U. San Sebastián. “Sí, me va bien”, asegura medio en serio y medio en broma. Y agrega que “es algo que me gusta mucho, ya que está relacionado totalmente con el deporte”.

Mirando el futuro

Y aunque deportivamente está entre las mejores del país, a ella le preocupa el futuro del atletismo en el Bío Bío. Desde hace un tiempo trabaja en el Ester Roa junto a un grupo de niños, incentivando la práctica de un deporte que busca sea cada vez más masivo. “Realizo un taller de atletismo formativo. Es una pega que me encanta, así que no la veo como un trabajo de esos donde la gente lo pasa mal. Con los niños me divierto demasiado y me pone muy feliz enseñarles algo que me encanta”, dijo la seleccionada nacional, muy entusiasmada.

Una labor que realiza no sólo por su pasión por el atletismo. “Estoy buscando un trabajo más formal. Debo terminar el magíster y la idea es independizarme. Hago todo en Concepción, pero soy de Coronel y pierdo alrededor de tres horas en los viajes ida y vuelta. Quiero arrendar un departamento, pero para eso debo tener lucas y trabajar”, añade.

¿Y cómo proyecta 2019? Javiera indicó que “recién comienza el año. En dos semanas más arrancan los clasificatorios para los nacionales que se realizarán en Santiago. Estoy entrenando para el Sudamericano y los Panamericanos ojalá, pero hay que clasificar todavía y nunca se sabe. Practico pensando siempre en grande y, aunque todavía no estoy full, vamos para allá”.

Una vida agitada y exitosa, que gracias a todo su esfuerzo le ha dado grandes recompensas.

Etiquetas