Deportes

Aumento (¿sin límites?) de la esperanza de vida

¿Dónde está el algoritmo de la prevención del consumo de opiáceos? ¿Cómo enfrenta la tecnocracia la epidemia de suicidios? Problemas sociales que ningún algoritmo predice.

Por: Diario Concepción | 03 de Diciembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Hernán Sandoval
Decano Facultad Ciencias de la Salud
Udla

La imaginería futurista nos dice que viviremos hasta los 100 años, antes del 2050, gracias a la tecnología. Sin duda que ello sería posible para algunos, en los países desarrollados, pero no lo será en términos poblacionales, porque las realidades sociales no se pliegan a los deseos y algoritmos de los tecnócratas.

La esperanza de vida es una medida resumida de la mortalidad de una población. La esperanza de vida del periodo es la cantidad promedio de años que una persona viviría a partir de una determinada edad, si él o ella experimentara las tasas de mortalidad prevalecientes en esa población a lo largo de su vida. En el siglo XX se produjo un aumento de la esperanza de vida, pasando de los 50 a los 80 años.

Gran parte de ello se produjo por el mejoramiento considerable de las condiciones y calidad de vida, educación, ingreso, vivienda, entre otras, y también por el acceso a mejores técnicas sanitarias como; vacunas, agua potable, alcantarillado, e incremento de las posibilidades de curar afecciones frecuentes y graves, mediante las vitaminas, las hormonas, los antibióticos y acceso a técnicas quirúrgicas de gran impacto, entre otros avances. Con todo, se estima que el aporte de la tecnología en la salud impacta en un 25% de la esperanza de vida y que el 75% restante son las condiciones de vida y el ambiente en que se vive.

Para desmentir la ilusión tecnocrática basta con citar un reciente artículo de la revista British Medical Journal (BMJ 2018; 362:k3399) del 18 agosto de 2018, donde se publica que en los años 2015 y 2016 disminuyó la esperanza de vida en Estados Unidos, en forma medible y estadísticamente significativa. Se atribuye esta disminución a:

1.- La epidemia de influenza, que causó un mayor número de muertes que las previsibles para esa afección.

2.- El incremento de las muertes por sobredosis de opiáceos, verdadera epidemia en Estados Unidos, por uso desmedido de esas drogas para el manejo del dolor crónico y la dependencia que produce.

3.- El aumento de los suicidios, especialmente en los jóvenes y las personas de tercera edad.

4.- Creciente consumo de drogas y alcohol.

Además de las causas anotadas en el BMJ, la tendencia en USA a disminuir la esperanza de vida es influida por la obesidad; 37% de la población sufre de esa condición y el 4% de obesidad mórbida. Esto último equivale a 9 millones de personas, que con sus consecuencias de enfermedades crónicas y muertes prematuras, agrega a la disminución de los años de vida promedio de los norteamericanos.

¿Dónde está el algoritmo de la prevención del consumo de opiáceos? ¿Cómo enfrenta la tecnocracia la epidemia de suicidios? Problemas sociales que ningún algoritmo predice. Consumo y deuda, pareja patogénica, son rechazadas inconscientemente, negándose el cuerpo a ese modelo de vida.

Los tecnócratas de los algoritmos sueñan con un mundo sin gente que los importune en sus planes, pero la gente está y sufre, se enferma y lucha para no ser solo un objeto de los designios del mercado. Al contrario, el aumento de la esperanza de vida solo podrá venir de mayor equidad, menor consumo, mayor solidaridad e integración social, en breve más felicidad, y no de la tecnología, que ya vimos sólo contribuye en un cuarto a la esperanza de vida de la población. El gran problema de la tecnología en el campo sanitario es que se orienta solo al manejo de las enfermedades, donde está el dinero y no tiene nada que aportar en el campo de mejorar la salud, que es lo que se necesita para realmente aumentar la esperanza de vida, pero donde no está el lucro.

Para enfrentar el futuro debemos transitar de la atención de la enfermedad a la creación de la salud, con esfuerzos comunitarios participativos y no creyendo que la tecnología es la panacea que nos resolverá los problemas.

Etiquetas