Ciudad

Así se puede mantener el asma bajo control durante la temporada otoño-invierno

La baja de temperatura, los virus estacionales y la contaminación acrecientan los síntomas de esta enfermedad.

Por: César Herrera | 11 de Junio 2019
Fotografía: La Tercera

La baja de temperaturas suele presentar complicaciones en las personas que sufren de asma, enfermedad que con el frío, virus estacionales y contaminación acrecienta sus síntomas.

De acuerdo a la médico broncopulmonar, especialista en enfermedades respiratorias del adulto de Clínica Universitaria Concepción, Dr. Claudia Azocar, existen formas efectivas de llevar esta patología inflamatoria crónica de la vía aérea.

En primer lugar, cuando se diagnostica esta afección, “es muy importante hacer el estudio correspondiente para definir si hay compromiso de la función pulmonar y factores asociados al asma, como alergia, por ejemplo, ya que tiene implicancias terapéuticas. Una vez que se han definido esas variables es importante iniciar tratamiento y control médico, ya que es una enfermedad crónica y requiere uso de medicamentos, generalmente inhaladores, en forma permanente, aunque el paciente esté controlado y no tenga síntomas”, explicó la especialista.

A partir de ahí, Azocar recomienda que se eviten los factores desencadenantes de crisis asmáticas (exposición a alergenos, humo de tabaco, contaminación, entre otros) y que usen sus tratamientos de forma permanente. “Los pacientes a veces se sienten bien después de un tiempo y abandonan el tratamiento, lo cual es un error, después de esto vuelven a tener crisis que pueden ser graves”, advirtió la broncopulmonar.

Contaminación y aumento de casos de asma

La Dr. Claudia Azocar es clara al señalar que la contaminación atmosférica perjudica a todos los enfermos con patologías respiratorias crónicas, entre ellos los asmáticos. “Aumentan sus síntomas obstructivos y tienen más riesgo de adquirir infecciones virales estacionales“, aseguró la médico de la Clínica Universitaria Concepción.

Respecto al aumento de casos registrados a nivel global y local, Azocar apunta a que “con el desarrollo e industrialización de los países y las poblaciones ha ido aumentando la prevalencia de asmáticos“. “Menos exposición a antígenos en la infancia, la contaminación ambiental intra y extradomiciliaria, el tabaquismo de la madre, se han asociado con un aumento de la prevalencia de esta enfermedad”, sentenció la especialista.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma en el planeta. A su vez, indica que es la enfermedad crónica más frecuente en los niños, la cual a menudo no se diagnostica correctamente ni recibe el tratamiento adecuado, creando así una importante carga para los pacientes y sus familias, y pudiendo limitar la actividad del afectado para toda su vida.

Etiquetas