Ciudad

Cuatro fuertes de la Región son candidatos a monumento histórico

Proyecto Fondart estudió 14 fortificaciones locales, de las que escogieron cuatro por los vestigios que presentan en terreno. Proyecto incluye 28 maquetas que muestran la edificación en la Colonia y su estado actual.

Por: Ximena Valenzuela | 01 de Noviembre 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Durante la Colonia, en la Región existían un centenar de infraestructuras defensivas a lo largo del río Bío Bío -algunas precarias y otras de maciza estructura- que dividían el territorio mapuche ocupado por españoles.

Actualmente, sólo quedan algunos vestigios en pie. Por ello, buscando resaltar la importancia histórica de los fuertes, visibilizarlos y que tengan un polígono de protección, un grupo multidisciplinario de la carrera de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Santiago, que en 2017 realizó un proyecto Fondart sobre 14 de ellos, presentó al Consejo de Monumentos Nacionales a cuatro que tienen cualidades para ser declarados como monumento histórico.

“De los que estudiamos en el Fondart, elegimos Mesamávida de Los Ángeles, Ballenar de Antuco, Talcamávida de Hualqui y Príncipe Carlos ubicado en Santa Bárbara para presentar al Consejo de Monumentos Nacionales en Santiago y tramitar la declaratoria y declararlos monumentos nacionales porque presentan vestigios en terreno”, dijo Luis Eduardo Toloza, coordinador del estudio Fondart llamado Levantamiento, visualización y difusión del sistema de Fortificaciones del Bío Bío.

Los expedientes de cada uno de los fuertes, que fueron entregados en mayo a Monumentos Nacionales, “incluyen planimetría, imágenes captadas por drones, plan de manejo, polígonos de protección y vinculación con la comunidad, todo lo necesario para tramitar la declaratoria (…), ahora está en revisión ante la comisión de arquitectura y urbanismo de la secretaria técnica del Consejo de Monumentos”, explicó el candidato a tesista de Magister de Proyecto Urbano.

Los expedientes tienen el apoyo de los alcaldes de la comunas involucradas y, en el caso de Ballenar, que pertenece a la Pontificia Universidad Católica, el del rector. “Queremos generar conciencia de la importancia patrimonial. Hay casos como el de Nacimiento que son valorados por la comunidad, pero en general, existe mucho desconocimiento del sistema fortificado y las implicancias que tuvo, porque no sólo eran para defenderse o contener un ataque, sino que, además, consolidaron el espacio del pueblo Mapuche. Durante el siglo XVIII y XIX, muchos de estos fueron lugares más que de guerra, de intercambio y mestizaje, la unión de ambas sociedades, que de a poco se ha mostrado más y no se ha ido cayendo en la lógica del discurso separado”, detalló Luis Eduardo Toloza.

Visibilización

A pesar que el Fondart ya está cerrado, según Toloza, quieren como equipo seguir visibilizando el tema, por lo que generaron un conversatorio, que se desarrolló el martes en el Museo de Historia Natural de Concepción para difundir la lógica de los fuertes en general y la importancia de la investigación.

“Luego de la separación de la Región con Ñuble se hace necesario encontrar hitos que nos identifiquen (…), a inicios de año hicimos itinerancia de la muestra que incluye los 14 fuertes estudiados. Los arquitectos Ignacio Rojas e Ignacio Romero crearon las maquetas 3D, en madera de raulí , basadas en los planos de Juan de Ojeda, que muestran cómo eran en la Colonia y cómo están ahora. Primero, fueron presentadas en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica, luego, en la Municipalidad de Santiago y, ahora, preparan una muestra en el Museo Histórico y Militar de Chile entre diciembre y enero. Durante 2019, esperamos que vuelva al Bío Bío”.

Para Toloza sería ideal que los diferentes lugares donde se ubicaban los fuertes -muchos ya no existen porque las ciudades se edificaron sobre ellos- cuenten con alguna placa que los conmemore y que en caso de nuevas construcciones se permita hacer prospecciones arqueológicas antes que se levanten inmuebles, pues a su juicio, tienen una historia relevante.

Cabe destacar que, actualmente, en la Región, con el río como frontera, están declarados como monumento histórico los fuertes de: Nacimiento (1954), San Diego de Tucapel (1972), San Carlos de Purén (1975) y Santa Juana de Guadalcázar (1977). El de Nacimiento es el que tiene mejor estado de conservación.

Si bien, el fuerte La Planchada de Penco, declarado monumento histórico en 1977, no se incluyó en el estudio de la línea defensiva del Bío Bío, porque buscaba hacer frente al enemigo externo, que venía por mar, debido a su importancia fue considerado en el conversatorio con una exposición del historiador, Armando Cartes.

Etiquetas