Ciudad

Afasia: cuando una lesión cerebral impide hablar correctamente

Una terapia fonoaudiológica es vital para que los pacientes que adquieren el trastorno del lenguaje logren, por ejemplo, a través de gestos, satisfacer sus necesidades comunicativas en el ámbito familiar y social.

Por: Ximena Valenzuela | 31 de Octubre 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Cada año en Chile se producen 25.000 mil nuevos casos de personas que sufren un accidente cerebro vascular. De esta cifra, el 20% de los afectados tiene como secuela una Afasia, alteración del lenguaje que no les permite otorgar el nombre correcto a cosas o personas.

Eso sí, la cifra de afectados no incluye a aquellos que producto de un traumatismo cráneo encefálico, también, pueden presentar Afasia.

Por eso, como ya es tradición cada octubre, el departamento de Fonoaudiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción, UdeC, realizó una jornada de concientización de la patología del lenguaje en la que dos pacientes ya recuperados, Joel Sánchez y David Aguayo, contaron su experiencia y las dificultades que sortearon para salir adelante.

Pablo Godoy, director del departamento de Fonoaudiología, expresó que la Afasia se adquiere, ya sea por un accidente cerebro vascular, un traumatismo cráneo encefálico, tumor o lesión que dañe el hemisferio izquierdo, dominante para el lenguaje.

Pablo Godoy, director del departamento de Fonoaudiología (Foto por Carolina Echagüe M.)

La Afasia afecta, en su mayoría, a los hombres sobre 50 años, que sufren una lesión en el hemisferio izquierdo, pues es la zona representada del lenguaje. En cambio, las mujeres se ven menos afectadas, pues la representación bilateral del lenguaje, la tienen en el hemisferio derecho, logrando compensar la función del izquierdo.

La alteración del lenguaje puede ser total o parcial, según el sitio y magnitud de la lesión. El afectado puede presentar signos clínicos leves, moderados y severos. “Hay primeros síntomas de orden neurológico como la pérdida de la conciencia, obnubilación, estado de sopor, baja de la fuerza en brazos, parálisis facial, dificultad para tragar saliva o no comprender lo que se está hablando”.

Ahora bien, según explicó, entre los síntomas críticos están los problemas para hablar, mover brazo, caminar y dificultad de ubicación temporo espacial, “que dan cuenta que algo extraño está pasando. Pero si sólo siente un problema en el brazo, sin otros síntomas, es un problema periférico, probablemente, a nivel de columna, hernia”, acotó.

El especialista detalló que no todos los accidentes vasculares o traumatismos producen Afasia, pues de producirse la lesión en el hemisferio derecho las posibilidades de adquirirla son mínimas, salvo que la persona tenga la representación del lenguaje en dicho sector.

Destacó que en la Afasia se altera el lenguaje expresivo y comprensivo, habiendo casos en que los pacientes no comprenden órdenes como cerrar los ojos, lo que no significa, en ningún caso, que se pierda la inteligencia, pues la información visual la procesan bien, sólo que no son capaces de decirlo.

Tratamiento

Si bien la calidad de vida del afectado se altera en directa relación con el grado de severidad de la Afasia, según el especialista, hay quienes compensan muy bien su cuadro, “que facilitan con ciertas estrategias la denominación de la palabra, la caracterizan, por ejemplo, diciendo esto sirve para escribir, me lo regaló mi mamá para mi cumpleaños y dicen : es un lápiz, recordando el concepto”.

En cambio, otros no pueden compensar el trastorno con la estrategia anterior, tienen dificultad y la compensan a través de gestos, por ejemplo, moviendo la mano, para decir que quieren escribir. “Ahí, obviamente el rol del fonoaudiólogo es fundamental para instaurar estrategias de compensación o de reactivación para rehabilitar al paciente”.

Detalló que el tratamiento propone como objetivo general que el afectado sea capaz de satisfacer sus necesidades comunicativas en el ámbito social y familiar. En algunos casos leves promueven la reinserción laboral, aunque en personas sobre los 65 años, o ad portas de jubilar, se recomienda que se pensionen, porque el estrés laboral puede afectar aún más su calidad de vida.

Clarificó que el objetivo del tratamiento no es que el paciente vuelva a hablar como antes, porque eso es casi imposible, sino que satisfaga sus necesidades comunicativas, ya sea a través del gesto, dibujo o un tablero de comunicación con imágenes. “Si le duele la cabeza tendrá que buscar una lámina que lo refleje. Parece algo muy simple, pero requiere adiestrar al paciente”.

Godoy afirmó que quienes tienen Afasia les cuesta asumir su condición, por lo que deben ayudarlos en ello, ya que muchos tienden a bloquearse en temas simples como buscar una lámina en un álbum.

También los fonoaudiólogos ayudan a borrar la barrera de la negación, pues muchos pacientes se niegan a la nueva forma de comunicación, quieren hablar, pero ya no pueden y deben enfrentarlo.

Los tratamientos fonoaudiológicos, en general, se extienden por más de un año, son complementados con medicamentos prescritos por neurólogos, básicamente, para minimizar las posibilidades de un nuevo accidente cardiovascular o bien, cuando la Afasia coexiste con una Epilepsia y deben tomar anticonvulsivantes para controlarlo, pero la terapia es esencialmente fonoaudiológica.

Pablo Godoy afirmó que si bien los fonoaudiólogos logran que el paciente alcance el reajuste psicosocial, sería bueno que el GES, que cubre los accidentes cerebrovasculares y, como consecuencia, a la Afasia, incluya apoyo psicológico para el paciente.

Eso sí, para ello, se requeriría un profesional con experiencia en el área, pues de no ser así, tampoco lograría comunicarse de buena forma con el paciente.

Prevención

El director del departamento de Fonoaudiología, recomendó que para evitar sufrir un accidente cerebrovascular, que derive en una Afasia, se debe tener estilos de vida saludable, evitar el tabaco y el alcohol, hacer deporte, dormir bien y reducir el estrés, sobre todo, en personas sobre 45 años.

De hecho, afirmó que en el último tiempo han aparecido casos de Afasia desde los 40 años. Por ello, recomendó chequearse con un médico, medir presión arterial y realizar un perfil lipídico. “Es mejor exagerar un poco. Un dolor de cabeza, de varios días, puede estar apuntando a un accidente cerebro vascular”, agregó.

Etiquetas