Ciudad

Arquitectos rechazan obra que se levanta en Remodelación Paicaví

Por años los copropietarios mantuvieron un área verde, sin saber que no era de propiedad comunitaria. De un día para otro, los vecinos se enteraron que Serviu se lo vendió a una automotora.

Por: Ximena Valenzuela | 11 de Agosto 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Por más de 40 años los vecinos de la Remodelación Eleuterio Ramírez, más conocida como “Remodelación Paicaví”, usaron un terreno baldío a la calle como área verde, que ellos mismos cuidaban y de la que disfrutaban en días soleados. Un espacio acorde a los proyectos urbanísticos de la época,  que contemplaban espacios orientados a mejorar la calidad de la vida en comunidad. Ahora el sector se encuentra cercado, con  maquinaria pesada  realizando movimiento de tierra para mejorar el terreno, paso previo para levantar allí una automotora.

Para los vecinos como Nicolle Paz, estudiante de artes visuales de la Universidad de Concepción, la construcción no aportará  al desarrollo residencial. “Pensamos que por último podría ser un minimarket, que sería beneficioso para todos los vecinos, pero es una automotora, que nos elimina un área verde que muchos disfrutábamos. Yo sacaba a pasear a mi perro, y algunos vecinos hacían picnic”.

Ahora bien, el problema de Nicolle  y el resto de los copropietarios del inmueble no termina ahí. “Vivo en el segundo piso y ahora con el cerco perimetral lo único que veo por la ventana es un muro, nos quitan una vista que era maravillosa con harta área verde”.

Juana Cartes, que llegó recién casada al sector, aseguró que la construcción no fue consultada con los vecinos, que con ello dañan sus zonas de esparcimiento, y que además, producto del movimiento de tierra con maquinaria pesada, la tranquilidad del sector terminó. “Quizás cuántos meses seguiremos con esta situación”, comentó.

Roberto Portales, afirmó que les preocupa el cambio del sector, pues ahora se enteraron que hay otro sitio, ubicado más hacia Los Carrera, también por Paicaví, que ya habría sido vendido.

Daño patrimonial

El conjunto habitacional, símbolo emblemático de la arquitectura moderna en Concepción, tiene como característica el espacio público, considerado clave para la calidad del conjunto, según el  presidente del Comité de Patrimonio del Colegio de Arquitectos a nivel regional, Stéphane Franck, quien aseguró que lo que está sucediendo en el sector es dramático y calificó como intervención desastrosa el daño que se está generando a  nivel arquitectónico y urbano.

Antes de la arquitectura modera, según explicó, las ciudades solo contaban con muros, calles y veredas. Sin embargo, con esta se logró un cambio, pensando en espacios para el disfrute del peatón, especialmente, en conjuntos de viviendas sociales de escasos metros cuadrados que se compensaban con áreas verdes a su alrededor.

“La gracia de este sector, Remodelación Eleuterio Ramírez y Paicaví, no es sólo el proyecto arquitectónico como objeto, sino también el espacio público. Es importante que a los costados de la avenida Paicaví no tengamos sólo muros, sino área verde, que forma parte del conjunto”.

Carolina Echagüe M.

Desafortunadamente, según Franck, siempre se pensó que el área verde pertenecía a la Remodelación Eleuterio Ramírez, y “de pronto nos encontramos que esa franja, tan cerca de uno de los bloques, fue vendida por el Serviu, proceso  lamentable porque se expone a cualquier intervención que dañe  la calidad del conjunto habitacional”.

El especialista sostuvo que se debe hacer un trabajo con la comunidad para que recuperen espacios públicos como ese, “es mucho mejor ver un parque o un área verde a un costado de la avenida que una automotora que no tiene mayor valor estético. Es lamentable sacrificar área verde, que obviamente es escasa, por construcciones sin mayor aporte a la comunidad”.

Añadió, que han analizado el tema en Comité de Patrimonio, y que sostienen que en algunos casos,  que se debe estudiar  la figura legal de los grandes espacios públicos de conjuntos habitacionales masivos, pues a juicio del gremio debería ser la comunidad quien defina qué se realizará en el sector, por ejemplo, un área verde, en la que podrían tener apoyo municipal a nivel de mantenimiento.

Todo en regla

La venta del terreno de 543, 22 metros cuadrados, ubicado en Paicaví entre Los Carrera y Bulnes, que fue realizada por el Serviu en 2017, redituó al organismo un total de 5.975 UF, es decir, cerca de $162 millones.

Desde el Serviu indicaron que las ventas de inmuebles responden a la necesidad del organismo de generar anualmente ingresos propios.

Explicaron, a través de una declaración pública, que se evalúan las propiedades que se consideran prescindibles, es decir, donde no se contempla la aplicación de algún plan o programa ministerial, y luego se procede a su venta mediante licitación pública.

En tanto, el director de Obras del municipio penquista, Juan Andreoli, señaló que en los planos del lugar se contemplaba desde 1982 una construcción, que en este caso tiene un uso de suelo destinado al área comercial.

Agregó que la obra en ejecución corresponde a un local que no sobrepasa una altura dos pisos, a pesar que podría ser de una mayor altura, pues la normativa lo permite.

Ahora bien, la preocupación de los vecinos sobre  la venta de otro terreno en el sector, expresada por Roberto Portales, es efectiva, pues el paño ubicado al frente a la Remodelación Eleuterio Ramírez no es el único vendido.

El alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, afirmó que indagarán para saber qué se construirá en Paicaví 977, terreno ubicado a metros del que actualmente está intervenido,  hacia Los Carrera.

En tanto, desde el Serviu informaron que dicho sitio fue vendido hace ocho años.

Altera el conjunto y paisaje urbano

Para el arquitecto Luis Darmendrail, que trabaja en el área de patrimonio, se debe cuestionar por qué se vendió un terreno que era usado como área verde por la gente y que ahora pasa a privados planteando una obra que altera el ideario de conjunto y paisaje urbano.

Afirmó que, independiente que la venta esté en orden, la normativa no contempla los efectos que una construcción de este tipo pueda tener en un conjunto tan emblemático de Concepción.

“Las normas y leyes urbanas simplemente siguen un Plan Regulador Comunal plagado de falencias y debilidades, un plan que no se detiene en estos detalles y no se ve a futuro la proyección del patrimonio urbano penquista”, dijo.

Agregó que si una situación similar ocurriera en Santiago, por ejemplo, en las villas Olímpica, Frei  Portales, no sería aceptado y sería de inmediato detenido, “pero en Concepción, al no existir una visión urbana integral, que tenga en sus lineamientos el rico y variado patrimonio urbano existente se pierde (…)  y en las políticas de la ciudad, reina la ignorancia, la poca valoración y la consideración de la comunidad, que es la que habita, ocupa y valora estos espacios”.

Para el arquitecto la construcción en el lugar da cuenta de cómo se está tratando a la ciudad,  “en una era en que mucho se habla de sustentabilidad, de proteger áreas verdes y espacio público, entre otros. Qué pasa con Concepción, qué ocurrirá a futuro con nuestro patrimonio. Esperemos se tomen cartas en el asunto y la manera de construir la ciudad no sea a base de torres grotescas, megacentros comerciales o automotoras reemplazando áreas verdes”.

Agregó que la ciudad puede tener terrenos privados, pero que debe ser valorada por todos quienes la habitan. “Basta de justificaciones normativas y legales, hay que ver el iceberg en toda su totalidad, no solamente una punta cargada de ignorancia y argumentos tecnócratas”, sentenció.

Etiquetas