Ciudad

Desgarrador testimonio de mujer mutilada por ataque de perros

Por: Ximena Valenzuela | 13 de Febrero 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

“Llegaba a mi casa cuando los perros, uno negro y otro café, estaban sueltos, venían saliendo de mi pasaje y cuando me vieron corrieron hacia mi para atacarme. Alcancé a poner mi mano porque el negro se me tiró directo a la cara. Fue en ese momento en que sentí que arrancaban mi dedo y parte de mi mano derecha”, dijo Eveline Asman, víctima del ataque de dos perros el sábado en Lomas de San Andrés.

Entre lágrimas, al recordar el episodio, Eveline Asman afirmó que cientos de veces había pensado que si esos perros la atacaban no saldría viva. “Ahora ni siquiera sé si podré volver a trabajar. Creo que a ese animal deben eliminarlo porque si hubiera atacado a un niño o un adulto mayor lo matan”, acotó.

La víctima sostuvo que ya había hecho denuncias al municipio penquista por la peligrosidad de los canes, “lo hice en la Oirs porque una vez me atacaron y rompieron mi cartera. Esa vez la señora ni siquiera atinó a pagarla. Constantemente se le dijo que guardara a los perros, ya habían mordido al hijo de una vecina, pero nunca lo hizo”.

Como técnico en Enfermería del Hospital Regional, Asman sabe que su recuperación será lenta, “yo vi mi mano, mis tendones y huesos al aire. Mañana (hoy) entro a pabellón de nuevo, me tienen que hacer injertos y de ahí, comenzar a recuperar la movilidad de las manos y piernas que tengo cuatro suturas grandes”.

Daño mayor

El jefe del Equipo de Extremidad Superior del Hospital Traumatológico, Felipe Vivanco, afirmó que la paciente llegó el sábado en la tarde al centro asistencial con una amputación traumática del pulgar derecho donde se visualizaban estructuras como tendón y hueso.

“Hicimos todo el tratamiento de rigor, lo más rápido posible, para intentar hacer una cirugía de reimplante (…) Lamentablemente, como era una lesión extremadamente compleja, con mucho daño arterial y de vena, después de varias horas de cirugía no se pudo”, dijo.

Parte de la herida de Asman logró quedar cubierta, pero debido al nivel de daño generado por los perros deberán someterla a más procedimientos para realizarle un injerto, o bien, un colgajo de tal forma de cerrar la totalidad de la estructura dañada.

“Casos dramáticos como este por mordedura de perros, probablemente, es el mayor que he visto. Estimativamente, por lo menos, tendrá algunas semanas de hospitalización y luego deberá venir una recuperación kinésica mayor”, dijo Vivanco.

El especialista en mano, agregó que a pesar de haber realizado un buen aseo quirúrgico y de contar, en estos momentos, con una herida sana se debe tener especial cuidado en posibles infecciones derivadas de los cientos de bacterias que tienen los perros en sus bocas. Se le administró vacunación antitetánica, antirrábica y antibiótica.

Aseveró que a futuro será difícil, aunque no imposible, realizar una cirugía reconstructiva que tenga una buena función debido al nivel de daño, pues no sólo perdió el pulgar, sino también parte de la mano. “Fue una lesión avulsiva, es decir, de daño extenso de partes blandas, vasos y tendones que a diferencia de un corte por cuchillo o una hacha “las estructuras que quedan están en mejores condiciones de poder hacer reparaciones”.

Debido al trauma con el que quedó Asman después del ataque, recibirá apoyo psicológico.

Vigilancia de canes

Rodrigo Flores, encargado de Zoonosis de la Seremi de Salud, afirmó que preocupa al organismo el estado de salud de la víctima. “El impacto de las lesiones puede provocar la perdida, funcionalidad de su pulgar y su mano”.

Si bien, la Seremi de Salud actúa según lo instruido en la Circular B23, mediante la notificación de accidente por mordedura, debido a la relevancia del caso, darán curso a una inspección en terreno en conjunto con la municipalidad de Concepción y procederán a la vigilancia de los animales, con la potencial implicancia de catalogarlos como perros mordedores, identificarlos mediante micro chip y registrarlos en la plataforma Siram, Sistema Identificación Registro Animal Mordedor.

El procedimiento de Zoonosis consistirá, principalmente, en constatar o no signos sugerentes a rabia animal y fiscalizar los certificados de vacunación antirrábicas que debiesen tener estos animales. “Si los perros no están vacunados se les da un plazo no mayor a cinco días para que sean vacunados y se presente el certificado”.

Si al momento de la visita presentan signos sugerentes a rabia animal, estos serán retirados como lo indica el reglamento de Prevención y Control de rabia en Hombres y Los animales (DS1/2014) derivando las muestras al Instituto de Salud Pública.

Etiquetas