Ciudad

Sampedrinos defienden Costanera que le robe terreno al río Bío Bío

Por: Ximena Valenzuela | 11 de Febrero 2018
Fotografía: Gentileza Guillermo Uribe.

Según carta gantt del Gobierno en septiembre se debería tener definida la forma en que se hará la obra.  Se habla de una doble calzada, con aceras y ciclovías, no sede una vía expresa.

Si bien, el ensanche de Enrique Soro, sector residencial en San Pedro de la Paz, fue descartado por el Gobierno, la congestión que se genera en la comuna obliga a pensar en soluciones viales que permitan desahogar los flujos y reducir los tiempos de desplazamiento, tareas que incluyen un mejoramiento de dicha arteria y la futura construcción de una costanera.

Recientemente los vecinos del sector, liderados por Bernabé Carrasco, coordinador del Movimiento No al Ensanche de Enrique Soro, se reunieron en el colegio del sector con el coordinador de Sectra Área Sur, Rodrigo Medina, quien les expuso cinco alternativas que se están barajando en el estudio de prefactibilidad de mejoramiento de la avenida Enrique Soro y de la construcción de la costanera sur sampedrina.

El análisis, que realiza desde mayo pasado la consultora ICR Ingeniería Limitada por $180 millones, permitirá determinar la mejor alternativa para levantar una costanera que se conecte con la ruta a bordemar, actualmente en construcción, y que enlace con todos los puentes sobre el Bío Bío, incluido, el futuro Industrial.

La iniciativa gubernamental, que  incluye la participación ciudadana, mostró variantes como la construcción de un par vial entre la costanera sur  a borde río y avenida Las Torres (continuación de Enrique Soro); una costanera interior que pasa por el parque Violeta Parra y, un par vial entre Violeta Parra y la costanera sur, entre otras.

La opinión de los vecinos, según Carrasco, es unánime. “No queremos que Enrique Soro se transforme en una vía de alta velocidad por la que se desplazarán 2.400 vehículos en promedio en hora punta al transformarse en par vial porque Enrique Soro es la continuidad de avenida Las Torres”.

El dirigente vecinal agregó además que creen “que  cualquier solución que se lleve a cabo debe proteger el parque Violeta Parra, que fue construido por los vecinos en los años 70’ cuando Guillermo Aste era alcalde y aún pertenecíamos a Concepción. Es un parque de 18 mil metros cuadrados al que las autoridades no le están dando el valor patrimonial que tiene. Por eso, nosotros planteamos que se debe construir una costanera a cien metros de la ribera, ganando terrenos al río para no destruir el parque”.

El coordinador del movimiento aseguró que Sectra  les informó que la alternativa que ellos proponen implicaría un mayor costo, cercano a los 200 millones de dólares, monto que no les preocupa, pues según dijo, en la línea  6 del metro en Santiago se invirtieron 2.500 millones de dólares.

Leonel Araneda, socio del movimiento No al Ensanche de Enrique Soro y miembro de la Junta de Vecinos Villa Spring Hill, aseveró que   el Gobierno debe optar por la alternativa propuesta por los vecinos  para no destruir un barrio patrimonial compuesto por muchas personas de tercera edad. “Ya estamos divididos por la línea del tren, que obviamente es necesario, pero esta sería otra división más sólo por ahorrar recursos”.

Soluciones tardías

Los dirigentes del sector afirmaron que el Gobierno Regional debe ser capaz de conseguir a nivel central los recursos para levantar una alternativa vial que sea coherente con el crecimiento de la ciudad, incluyendo proyecciones inmobiliarias que afirman que de aquí al 2025 San Pedro de la Paz contará con 60 mil nuevas casas.

“Creemos que las autoridades han llegado tarde para dar soluciones (…) En Santiago se contabilizan 0,5 personas por vehículo y en Concepción 0,8, es decir, casi uno por vehículo, con 60 mil casas llegarán, prácticamente, 60 mil nuevos autos a nuestras calles. Por eso, merecemos una buena solución vial, a pesar de los costos que implique, porque no sólo ayudará a San Pedro de la Paz, sino también a todo el Gran Concepción y el enlace con la Novena región”, manifestó Araneda.

El estudio, que tiene como mandante a Sectra, incluye la evaluación económica y social de las alternativas preliminares, fase que debe iniciarse en abril. Posteriormente, se calcula que en septiembre se desarrollará el anteproyecto y la evaluación económica respectiva y, se espera que en diciembre esté completo el informe final.

Para el seremi de Transportes, César Arriagada, la construcción de la costanera es vital. “Lo ideal es tener los recursos para partir, ojalá este año, con la ingeniería y en dos años estar construyendo. Nosotros ya hicimos varias propuestas, las sociabilizamos con los vecinos, se analiza hacer enrocado y ganar espacios al río en algunos puntos para generar todos los posibles movimientos, enlaces, en cada uno de los puentes”.

El jefe local de Transportes aseveró eso sí que están pensando en una doble calzada, semaforizada, que cuente con aceras y ciclovías. En ningún caso se trataría de una vía expresa, aclaró.

Tanto para Carrasco como para Araneda es absolutamente posible realizar la vía ganando terrenos al río, independiente del costo. De hecho, recalcaron que con los recursos que se reciben del Fondo Espejo del Transantiago se podría costear gran parte de las soluciones viales que requiere la comuna, pues cada año desde nivel central la Región recibe 35 mil millones de pesos.

De hecho, Carrasco aseveró que si se respetara el espíritu de la ley los fondos del Transantiago deberían ser ocupados sólo para soluciones de transporte y no, como sucede actualmente, que van a un fondo común donde son usados “para soluciones parche, por ejemplo, nosotros tenemos muchos problemas en los cruces ferroviarios, en algún momento dijeron que solucionarían eso y los desnivelarían, pero aún estamos a la espera de que ello suceda”, dijo Carrasco.

Agregó que muchas veces esos fondos se distribuyen sólo para sectores en que cuentan con un mayor número de votantes. “Esto es culpa del centralismo y de la limitada capacidad que tienen nuestras autoridades para exigir a nivel central que destinen los recursos que tanto necesitamos”.

De hecho, Araneda Recalcó, que soluciones como la costanera mar, que está realizando el Minvu, que tendrá una longitud de 7,7 kilómetros desde calle Venus hasta el límite de San Pedro de la Paz con Coronel “no servirá de nada porque no tenemos un puente Industrial para enlazarla, tendremos que esperar por lo menos siete años más para ello”, comentó.

Cabe recordar que el puente Industrial, que fue adjudicado a la concesionaria OHL, aún se encuentra en fase de ingeniería y que la empresa solicitó extensión de plazo hasta septiembre para entregar el Estudio de Impacto Ambiental, asegurando que necesitaban de mayores antecedentes para concluirlo. Esto implica un nuevo retraso, el primero lo constituyó la entrega de una Declaración de Impacto Ambiental que no fue considerada suficiente para el proyecto por el Servicio de Evaluación Ambiental.

Los dirigentes afirmaron que sostuvieron conversaciones con  personeros de Gobierno de la administración Piñera. “Le hemos planteado las soluciones que solicitamos, tanto para Enrique Soro como para la costanera y encuentran muy de sentido común la alternativa que esperamos se concrete para no generar un mayor conflicto en un barrio residencial y para evitar destruir un parque, construido por los mismos vecinos, hace más de 50 años”, agregó Carrasco.

Etiquetas