Ciudad

Detalles inéditos de la costanera que unirá los 5 puentes

Por: Ximena Valenzuela | 07 de Octubre 2017
Fotografía: José Leniz G.

Ruta sampedrina, que permitirá desahogar el tráfico de la 160, tendrá un valor de $80 mil millones. La comunidad tiene ahora la palabra.

Si bien, en noviembre de 2010 el ex seremi de Obras Públicas, Carlos Guzmán, aseguró que en 2012 la zona contaría con una costanera sur, que abarcaría desde el puente Chacabuco, pasando por debajo del puente Llacolén y llegando hasta el puente Juan Pablo Segundo, la oferta nunca se concretó.

Ahora el Ministerio de Transportes, a través de la Secretaría de Planificación de Transporte, Sectra, está realizando el estudio de prefactibilidad que permitirá contar de aquí a ocho años con la anhelada ruta.

La iniciativa, además de la proyección realizada por la administración de Piñera, buscará que la vía llegue hasta el puente Industrial, de tal manera de empalmar de mejor forma con todos los flujos, incluso, con aquellos provenientes de la costanera mar, que se inaugurará el primer trimestre de 2018.

Rodrigo Medina, coordinador de Sectra Área Sur, detalló que el estudio de prefactibilidad, que partió el 26 de abril, tiene por objetivo desarrollar la costanera sur entre el puente Chacabuco y el Industrial, en aproximadamente, siete kilómetros de extensión.

“En esta prefactibilidad, principalmente, analizaremos el trazado de la vía, que implicaría, por ejemplo, en materia de mejoramiento de suelos, enrocados que haya que construir. Saber cómo se construirá la vía, si tendrá dos pistas  o una por sentido, qué tipo de espacios públicos albergará como ciclorutas, vías peatonales, entre otros”.

Además, el análisis, que está realizando la empresa ICR Consultores por $180 millones de pesos y que estará terminado el próximo año, permitirá saber cuáles son los costos de inversión y posible cronograma de inversión. “Es un proyecto muy costoso, que va a ir entre los 60 mil y 80 mil millones de pesos, que con certeza se deberá construir por etapas, similar a lo que ha pasado con la costanera a Chiguayante”.

A pesar de los costos, la iniciativa permitiría mejorar los flujos. Actualmente, la calle más cercana a lo que sería  costanera sur es Enrique Soro, sector por el que en horario punta pasan entre 250 y 300 vehículos por hora y, se estima que al concretar la costanera sur, muchos de estos flujos serán derivados, llegando a 800 vehículos en hora punta, que saldrían de la Ruta 160.

Para el intendente, Rodrigo Díaz, el avance en el estudio de prefactibilidad de la costanera sur, unido a otro de un corredor en la Ruta 160  y al análisis de la pie de monte, junto a la concreción de obras como la extensión del Biotrén a Coronel y la  costanera a borde mar, le permiten cumplir con un compromiso que en 2014 realizó con la comunidad.

“Además, se acordó que nos íbamos a centrar en la conexión de los puentes, la que se logra con una costanera sur, tarea que está en manos de Sectra y que estamos prontos a dar a conocer los avances de esa prefactibilidad a la comunidad y autoridades, de tal manera, que el proyecto pueda continuar su viabilidad”.

Destacó que la prefactibilidad es un avance certero, pues sin ella no se sabe “dónde debe realizarse la obra, cuánto cuesta, qué tiempo requiere y, por lo tanto, sólo hablamos de aspiraciones. Cuando uno tiene prefactibilidades logra poder entrar a desarrollar la ingeniería de detalle y, por lo tanto, avanza significativamente para que las obras se puedan materializar. Vamos a dejar un legado importante porque en este Gobierno hemos avanzado con los sueños que desde los años 80 estaban pendientes en la Región, buena parte están terminados y, hemos dado un salto en los que se pueden hacer en los próximos años”.

Alternativas y consulta

Ahora viene una fase de analizar las alternativas a evaluar, lo que se hará con participación ciudadana, lo que parte este mes y que se extendería hasta noviembre. “La idea es que cualquier propuesta que plantee la ciudadanía se evalúe”, dijo y acotó que está planteado sólo para tránsito de vehículos particulares y locomoción colectiva.

Hasta el momento se presentará la posibilidad de una vía de doble calzada, es decir, dos pistas por sentido o calzado simple, que incluyen un borde con veredas y ciclorutas.

En el análisis de trazados, que se realizará con la comunidad, se planteará la posibilidad de bordear la ribera o, eventualmente, ganar terrenos al río.

“Si se conectará con todos los puentes o sólo con algunos porque, por ejemplo, el espacio que deja el puente Llacolén con el ferroviario es escaso como para poder hacer ese enlace y, seguramente, deberemos analizar cuáles son los enlaces más necesarios”.

El proyecto de costanera sur, según explicó el seremi de Transportes, César Arriagada, busca vincular a la gente con el río, “queremos que se inserte en forma amigable y que aporte al desarrollo urbano del sector (…) Esto va a ser presentado a la comunidad, pero en realidad nosotros vamos a sugerir alternativas que ellos evalúen y que sea un aporte. Queremos que lo hagan suyo, que estén de acuerdo y al entregarles información, eliminamos la incertidumbre y favorecer la posibilidad que los proyectos se concreten, a través del apoyo de la gente”.

Asimismo, también se analizará con la comunidad temas sensibles como la cercanía que la nueva vía tendrá con las viviendas y qué tantos temas se pueden ganar al río, “con ello esperamos contar con a lo menos cinco alternativas, para tomar la alternativa de cuál de ellas vamos a diseñar”.

El jefe local de la cartera manifestó que la futura vía tendrá también como misión optimizar el uso de los puentes, agregar valor a la costanera mar y que sea efectiva al momento de dar una opción a los habitantes de Michaihue y San Pedro de la Costa, “que sea una alternativa a Pedro Aguirre Cerda y que de mejores accesos hacia Talcahuano porque se conectará con todos los puentes”.

De hecho, la conexión de los puentes será, según Arriagada, una de las faenas que más recursos involucrará, pero el monto se justifica totalmente para lograr mejorar la calidad de vida de la comunidad. “Quizás los enlaces se podrían considerar en distintas etapas y priorizar algunos”.

El proyecto, según afirmó Arriagada, es una tarea de Estado, no sólo por la cantidad de recursos que implica, sino también por la duración de los estudios, pues el de prefactibilidad estará listo el próximo año, luego se requerirá de dos más para el de ingeniería de detalle, “la ejecución será con certeza en un próximo período de Gobierno (…). Ahora bien, a título personal creo que los gobiernos deberían ser de seis años, tomando en cuenta la cantidad de años que se necesitan para realizar una iniciativa como esta”.

La construcción de la obra quedará en manos de la Seremi de Vivienda y Urbanismo. El jefe de la cartera, Jaime Arévalo, afirmó que el mega proyecto contribuirá no sólo a cumplir con un anhelo de la comunidad, sino también a mejorar la vinculación de la gente con río Bío Bío.

“Es una obra que consideramos como una oportunidad para nuestra cartera – antes estuvo en manos de Obras Públicas- que será una ventaja al final del camino, que se vinculará con los puentes, que será un cambio sustancial para la zona”.

A corto plazo

Mientras se espera la concreción de la mega obra, según Arriagada, una de las soluciones a la congestión vehicular será la costanera mar, se unirá a ello el cambio en el material rodante del Biotrén que se espera en tres años, lo que contribuirá a mejorar la movilidad.

“No trabajamos por la congestión, sino por la movilidad de las personas, en un Biotrén son casi 2.500 personas las que se transportan a diario, son casi 2.500 autos menos, porque el promedio de ocupación por automóvil es de 1,5 personas. La congestión, en general, se resuelve con más calles, pero nosotros buscamos cambio de conducta y potenciar el sistema de transporte público que llevan a mucha más gente y a menor costo”.

En ese sentido, el seremi destacó que en la próximas semanas se anunciará el comienzo de la regulación del transporte público para Lota y Coronel, con nuevas tarifas, subsidio, control de GPS y cámaras de vigilancia que fortalecerán el transporte público e, incluso, se pondrá en funcionamiento una nueva línea de colectivos para “Andalué porque son, precisamente, los sectores más acomodados los que usan vehículo y presionan el sistema”.

A esto se une la futura construcción de un corredor de transporte público en el tramo de la Ruta 160 en San Pedro de la Paz, que tendrá 16 kilómetros de extensión y que se unirá con el de Coronel, con lo que buscan garantizar que la congestión no afecte al transporte público.

El estudio que está terminando, que tuvo un costo de 220 millones y que se espera esté terminado este año. La obra, que tendrá un costo cercano a los 90 mil millones de pesos, podría iniciar faenas en dos años más cuando se termine la ingeniería de detalle.

Mejoramiento Enrique Soro

El  coordinador de Sectra Área Sur, Rodrigo Medina, dijo que el proyecto costanera también incluye un mejoramiento en Enrique Soro, con generación de espacios públicos, ciclorutas, iluminación pública, pero en ningún caso pensado para el tránsito de carga.

Destacó que el transporte de carga está pensando sólo para circular por la ruta a pie de monte y que en Enrique Soro se evaluará el mejoramiento del entorno, estado del pavimento actual o, inclusive, sólo trabajos urbanos menores.

Etiquetas