Ciudad

Francisco Elorrieta: El penquista que liderará la guardia del papa Francisco

Por: Daniela Salgado | 30 de Septiembre 2017
Fotografía: Cedida

Con sólo 23 años y siendo el más joven de la Comisión Nacional de la visita de la máxima autoridad de la iglesia católica, el estudiante de la PUC invita a los jóvenes penquistas a formar parte de este momento histórico.

Desde que salió humo blanco desde el vaticano y se informó que el nuevo papa se trataba del cardenal argentino, Jorge Mario Bergoglio, es que comenzó a crecer la idea e ilusión de que nuevamente una máxima autoridad de la iglesia pisara suelo nacional.

De eso pasaron cuatro años hasta que se confirmó que el papa Francisco visitaría Chile, desde el 15 al 18 de enero. En menos de siete meses un grupo de voluntarios ha debido hacer un trabajo meticuloso para preparar hasta el último detalle del recorrido y de las actividades que hará el sacerdote jesuita en su paso por Iquique, Santiago y Temuco.

Entre ellos está el penquista Francisco Elorrieta Rioseco, quien en compañía de Ronald Bown tienen la misión de organizar al voluntariado. Con sólo 23 años, el estudiante de 5to año de Ingeniería Comercial de la Pontificia Universidad Católica, tiene una amplia trayectoria sirviendo a los demás en diferentes programas de la casa de estudios. Fue justamente esa característica, la que le valió para formar parte de la Comisión Nacional de la Visita del Papa, hecho que lo tiene entusiasmado y lo hace sentir orgulloso.

 -¿Cuál fue su primer acercamiento a la Iglesia Católica?

-Mi familia viene de una tradición católica muy profunda y fue ahí donde tuve mis primeros acercamientos a la Iglesia. Desde siempre mis papás me llevaban a misa y me enseñaban quién era Jesús y cuál era su mensaje. Con el paso del tiempo y la entrada al Colegio Pinares, mi vínculo con la Iglesia fue mayor, los profesores nos incentivaban a ponernos al servicio de los demás y a vivir una vida cristiana, nos motivaban a hacer proyectos sociales y a soñar con metas altas en todos los aspectos de nuestra vida. Los principios y virtudes del colegio nos llevaron a mí y a unos amigos a postularnos al Centro de Alumnos para poder trabajar más activamente por el colegio y poner en práctica lo que es trabajar por los demás de una manera desinteresada.

-¿Cómo fue su elección en la Comisión Nacional de la Visita del Papa?

-Ese sentido social generado por el colegio no se frenó cuando entré a la universidad. Desde el primer año participé como voluntario en Trabajo País, proyecto social de construcción de lugares de encuentro que realiza la Pastoral universitaria. Luego de tres años, me pidieron encargarme de la formación de una de las zonas y al año siguiente la petición fue mayor; me ofrecieron ser el Jefe Nacional de Formación. Ya en mi último año de carrera, entré a trabajar a la Pastoral como Coordinador Ejecutivo de las misiones y en otros trabajos que organiza la universidad. La experiencia que gané en este proceso fue inmensa y creo fue una de las principales razones por las que fui invitado a participar en la Comisión Nacional de la Visita del Papa.

-¿Cómo tomó la noticia?

-Fue una tremenda noticia. Estaba y sigo estando muy agradecido con la Comisión por darme esta oportunidad. Sinceramente me costó asimilarlo al comienzo, pero el trabajo empezó rápido, preparar una visita Papal en menos de 7 meses es un gran desafío. Soy el menor del equipo y es un verdadero honor poder trabajar codo a codo con los demás, poder aprender de ellos y de su experiencia.

-¿Cuál será su función en específico?

-Junto con Ronald Bown, estamos a cargo del área de voluntariado. Nuestra misión es convocar, capacitar y organizar a 15.000 voluntarios para que los encuentros se desarrollen de la mejor manera.

Ser voluntario papal es una experiencia de servicio que marca. Nos llegan constantemente testimonios de quienes cumplieron ese rol durante la visita de Juan Pablo II y nos cuentan lo que les significó ser guardia papal para su vida; es algo que nunca olvidarán y nos piden por favor que los podamos incluir en esta visita.

-En redes sociales han hecho un llamado a participar, ¿cómo ha sido la recepción de los jóvenes?

-Desde la apertura de las inscripciones, hace solo dos semanas, llevamos más de 6.000 voluntarios. La convocatoria ha sido todo un éxito.

Pero quiero hacer un llamado en particular a los jóvenes de Concepción para que participen como voluntario. Los invito a hacer un esfuerzo adicional y a que llenemos penquistas todo el recorrido que hará el Papa. Quedan pocos cupos y no queremos que nadie se quede fuera. Hay miles que ya han tomado la decisión y nuestra Región no se puede quedar atrás.

-¿Cuál crees será el legado más importante que dejará el Papa Francisco en Chile?

-Para los voluntarios, el legado más importante es la experiencia de servicio, de entrega y de alegría durante la estadía del Papa. Creo que su carisma hará que esta visita sea única para los chilenos y sobre todo para los voluntarios. El término de su visita será un comienzo para nosotros, el comienzo de un gran cambio, un cambio gestado por los jóvenes poniendo a Jesús en el centro de la Iglesia y de la sociedad.

-Mencionó que aún quedan cupos, entonces ¿cómo lo deben hacer los interesados para inscribirse?

-Para inscribirse, simplemente hay que ingresar a www.franciscoenchile.cl. Ahí hay que ir a la sección de voluntarios y completar un formulario con información personal, la ciudad en la que te gustaría ayudar y la diócesis en la que vives. Después de haberlo completado, te llegará un mail de confirmación y en menos de un mes, serás contactado por un coordinador de tu diócesis, y juntos podrán coordinar reuniones para poder hacer efectivas las capacitaciones.

Es un proceso simple y muy rápido, accesible y abierto para todos, porque no queremos que nadie se quede fuera de este evento histórico, inolvidable para nuestro país.

Etiquetas