Carta al director

Patipelados

Por: Diario Concepción | 11 de Junio 2019

Señor Director:

A igual que la mayoría de los estudiantes de Huellelhue, desde el año 1955 a 1960, asistí a la escuela rural descalzo (“a pata pelá”), lo que en aquella época era normal. Mi padre, hermanos y yo, fuimos obreros en las empresas “Transportes Fluviales” y “Magosa”, donde los salarios eran bajos; por tanto, nuestra familia se dedicó a las siembras, crianza de aves y animales menores.

Lo de “patipelados”, apodo que escuché desde niño, se refería a la población rural y urbana más desposeída; pero, que la élite utilizaba para clasificarnos por la pobreza extrema en que vivíamos. Las clases modestas, contribuyeron con su aporte (65%) a la creación del Banco de Valdivia (31-7-1957) y, el periódico El Correo de Valdivia, destacó en su inauguración el discurso del obrero Desiderio Cofré, quien habló en representación de los pequeños accionistas. Nos tocó vivir el terremoto y riñihuazo de 1960.

Con mi esposa Liliana, el año 1972, logramos comprar un terreno y con un préstamo bancario (1984), construimos nuestra vivienda. El denostar de “patipelados” al prójimo, es ofender la honra de la persona humana.

 

Derico Cofré Catril

Etiquetas