Carta al director

Ruta de la memoria

Por: Diario Concepción | 03 de Noviembre 2018

Señor Director:

Desde hace algunos meses, el Programa de Derechos Humanos de la Municipalidad de Concepción, en conjunto con organizaciones de víctimas de la represión política, está implementando una iniciativa llamada Ruta de la Memoria.

Esta iniciativa, cuyo antecedente es la experiencia del Programa de Reparación de Reparación Integral y Atención de Salud (Prais) de Concepción, al cual luego adhirieron la Universidad Andrés Bello y la propia Municipalidad penquista, tiene como objetivo no sólo el rescate de la memoria local y regional, recorriendo lugares emblemáticos como el Estadio Regional, donde existe una placa que nos recuerda que ese campo deportivo fue un centro de detención y tortura, el memorial conocido como “Ronda de la Unidad” en la Universidad de Concepción, que rinde homenaje a los estudiantes detenidos-desaparecidos, también incluye la Catedral de Concepción, lugar de inmolación de Sebastián Acevedo exigiendo saber el paradero de sus hijos detenidos en noviembre 1983, también ha alcanzado a los memoriales de los detenidos desaparecidos que existen en el Cementerio General de Concepción y el Parque Bicentenario, además del Monolito que recuerda a los caídos en 1984 en la Vega Monumental.

Últimamente se ha agregado el Fuerte El Morro de Talcahuano, declarado monumento histórico el año 2017 y que fue un lugar de tortura de la Armada de Chile.

Esta actividad, poco difundida por la propia gestora de la Ruta, cuenta con el respaldo explícito de organizaciones como la Agrupación de Familiares de DD.DD. de Concepción, la Agrupación de Ex Presos políticos de Chacabuco, la Corporación de DD.HH. “Sebastián Acevedo” y la Sociedad Mutualista Bautista Van Schouwen Vasey, quiénes en cada oportunidad que esta se realiza, ponen relatores voluntarios a disposición del Municipio que cuentan lo que ha ocurrido en cada sitio o cómo se han gestado los memoriales mencionados.

Junto a diversas personas como María Candelaria Acevedo, Loreto Heredia, Luis Madrid, Jorge Chamorro, Hilda Espinoza, Eguerson Vásquez y otros, he participado de los conversatorios realizados “in situ” con alumnas/os de liceos municipales y particulares, de la Universidad Católica, de la UdeC y otros grupos, lo que me permite expresar una opinión favorable a este programa que esperamos que en el 2019 tenga una mayor visibilidad y además incluya a nuevos sectores interesados en lograr que en Chile “Nunca más” ocurran los horribles crímenes de la dictadura cívico militar.

Finalmente habría que agregar el importante rol que juegan en la concreción de la Ruta de la Memoria los profesores de historia de cada establecimiento que, a partir del currículum actual de Enseñanza Media, preparan a los estudiantes para que con respeto reciban la información de las propias víctimas y consulten sin limitaciones las distintas situaciones que les tocó vivir.

Gabriel Reyes Arriagada

Etiquetas