Carta al director

Adultos mayores y funcionamiento cognitivo

Por: Diario Concepción | 04 de Octubre 2018

Señor Director:

Según el Censo realizado en nuestro país en 2017, la población que supera los 65 años es de 2.003.256 habitantes, siendo la ex Región Bío Bío, incluida Ñuble, la segunda con más adultos mayores (352.637 personas).

En octubre, mes en que se celebra a los adultos mayores, es bueno reconocer los cambios que se van presentando a través de los años. Se entiende el concepto envejecimiento como un proceso fisiológico, continuo, que acompaña a los seres vivos desde el momento del nacimiento, y que corresponde a una serie de modificaciones morfológicas, psicológicas, funcionales y bioquímicas, originadas por el paso del tiempo. Se debe entender entonces como un proceso natural.

Más allá de los cambios físicos evidentes, surgen también otras modificaciones que son importantes conocer para así poder apoyar, interactuar y dar una mejor calidad de vida a los adultos mayores.

Los aspectos cognitivos comienzan a presentar cambios, el sistema nervioso central muestra un enlentecimiento en los mecanismos de transmisión de las conexiones neuronales. Por esto, ocasionalmente se puede tornar más complejo el comprender un discurso en habla rápida o el seguimiento de alguna instrucción de mayor dificultad. La memoria también sufre algunos cambios, principalmente a nivel operativo, que corresponde al proceso en que se utiliza la información que se acaba de aprender, es por eso que existen olvidos frecuentes, pero que ocasionalmente son resueltos al dar un poco más de tiempo. Por el contrario, la memoria a largo plazo mantiene un buen funcionamiento, siendo capaces de recordar hechos vividos desde su niñez con grandes detalles. Esto debido al componente emocional que esto conlleva.

A nivel lingüístico los cambios más importantes son a nivel del discurso y léxico, por ejemplo, se dificulta ya sea el comprender o generar un discurso gramaticalmente más complejo, en que pueden existir algunos problemas de coherencia y cohesión de este. A nivel léxico, es frecuente que presenten olvidos de algunas palabras, el llamado “fenómeno de la punta de la lengua”, pero por el contrario, el vocabulario pasivo de los adultos mayores, es decir, el número de palabras que conocen aumenta a medida que pasan los años, todo esto gracias a su experiencia.

Ante estas situaciones, es importante saber que el adulto mayor puede acudir a un fonoaudiólogo, quien apoyará con estimulación cognitiva, realizando actividades, talleres y/o sesiones de educación para orientar al adulto y a sus familiares con el fin de mantener las funciones cognitivas en constante entrenamiento. Así, se fomenta la independencia en las actividades de la vida diaria y se enseñan estrategias que ayuden a generar un mejor funcionamiento en aquellas habilidades que están presentando cambios.

Un aspecto importante es educar a la población para que entienda, respete y valore a los adultos mayores como personas que tienen una gran experiencia que entregar y una visión de la vida que muchos de nosotros aún nos falta.

Melissa Mardones Sanhueza
Académica de Fonoaudiología
Universidad San Sebastián

Etiquetas