Carta al director

Iglesia y sociedad

Por: Diario Concepción | 02 de Junio 2018

Señor Director:

Una columna publicada recientemente en su medio,  titulada “Iglesia y sociedad” y firmada por el profesor Monsálvez, finaliza diciendo “más que preocuparnos en ver cómo salvar a la Iglesia Católica de su decadencia, mejor nos abocamos a ver cómo salvaguardamos a la sociedad de la Iglesia”.

Al respecto, es sabido que en lo humano se mezcla lo correcto e incorrecto, así como aciertos y desaciertos. Sin embargo, muchos creemos que la razón de ser de nuestra vida es ser constructivos.

La Iglesia Católica, sin duda ha tenido gravísimas fallas, mereciendo justificadas críticas. Ahora corresponde acercarse y ayudar a las víctimas de abusos, apartar a todo religioso involucrado y seleccionar cuidadosamente a los postulantes al sacerdocio.

En la actual crisis de la Iglesia Católica creo que las personas comunes tenemos dos grandes opciones: Ser espectadores de su declinación, la cual ha de revertirse, según la ineludible Ley del Péndulo. La otra opción es contribuir como esté al alcance y la voluntad de cada cual, a la recuperación de esa Iglesia, cuyas buenas obras son indesmentibles. Nuestros buenos propósitos deben fundamentarse en nuestro espíritu constructivo, en vez de hacer leña del árbol caído.

Patricio  Farren  Cornejo

Etiquetas