Carta al director

Venta de medicamentos

Por: Diario Concepción | 11 de Mayo 2018

Señor Director:

La venta de medicamentos en góndola es una situación que tiene diversas aristas. Se contrastan aspectos cualitativos y cuantitativos.  Se afirma que los costos para consumidor final podrían disminuir en un 25%, eso sin considerar, además, la facilidad de adquisición y lo práctico que resulta para la persona obtener el producto desde la góndola de un supermercado. Y es que, si consideramos la participación de las tres grandes cadenas concentrando cerca del 90%, nos hace suponer que un aumento de actores, impulsaría un aumento en la competencia, además de hacer más complejo una potencial nueva colusión como la ocurrida en el año 2008.

Por otro lado, aparece lo cualitativo, el llamado “riesgo de automedicación”, básicamente referido al riesgo que representaría el poder adquirir tan fácilmente medicamentos en lugares “no farmacia”. Pero ojo, que es la misma OMS (Organización Mundial de la Salud) la que hace años propone esto para sociedades desarrolladas, con las que nos gusta tanto compararnos. Países como Italia y España fueron las que más se demoraron en sumarse a esta práctica, lo hicieron en la primera mitad de la década de 2000.

Considero que más allá del lugar de comercialización del medicamento, lo relevante es  potenciar un uso responsable e informado. Por lo demás la medida permitiría  un impacto en el bolsillo de las personas notorio, al fomentar un consumo de productos según las necesidades de la persona, indicando efectos y cantidades de uso adecuado y la posibilidad de comparar medicamentos similares en sus distintos formatos, genéricos, bioequivalentes y/o de marcas específicas. También este sistema elimina la posibilidad de que el vendedor pueda sugerir un producto determinado.

Anita Zapata Acuña
Académica de Ingeniería Civil Industrial USS

Etiquetas