Carta al director

Disfagia y Fonoaudiología

Por: Diario Concepción | 28 de Noviembre 2017

Señor Director:

En nuestro país tenemos cifras significativas de diversas enfermedades que afectan a nuestro cerebro, entre ellas encontramos: accidentes cerebro- vasculares, enfermedad de Parkinson, Alzheimer, demencias, traumatismos encefalocraneanos, entre otras. Las mencionadas en muchas ocasiones generan disfagia, es decir, producen una dificultad para tragar.

Nuestro cerebro comanda todas nuestras funciones y el tragar, o también llamada deglución, no es la excepción. Este tipo de pacientes comienzan con dificultades en el proceso de alimentación, observando “atoros” o tos al momento o después de tragar, presentan dificultades en los movimientos de la lengua, en el selle de los labios, en la masticación, en la salivación, entre otros.

En Chile la patología más prevalente es el accidente cerebro vascular y genera dificultades deglutorias leves, moderadas y severas. En las primeras mencionadas, por lo general, se requiere espesar los líquidos o fragmentarlos. Las siguientes etapas ya comienzan con modificación de consistencias de alimentos, restricciones y/o modificaciones con los líquidos, uso de maniobras deglutorias, entre otros. Las más severas necesitan de algún tipo de alimentación alternativa como es el uso de sondas transitorias o permanentes.

Es por esto la necesidad de la intervención en la disfagia, ya que altera la calidad de vida, el desempeño en el ámbito social, el régimen de alimentación, los aspectos emocionales y motivacionales así como también alteraciones nutricionales y respiratorias como ocurre en el caso de las neumonías aspirativas.

Como fonoaudióloga dedicada al área sugiero estar pendiente del proceso de alimentación de nuestros familiares o pacientes que presenten este tipo de antecedentes por todo lo mencionado y porque, como se dijo, puede impactar negativamente en su calidad de vida.

Carolina Henríquez Espejo
Académica de Fonoaudiología
Universidad San Sebastián

Etiquetas