Carta al director

Teniente Hernán Merino Correa

Por: Diario Concepción | 12 de Noviembre 2017

Hernán Merino Correa nació en Antofagasta el 17 de julio de 1936. Fueron sus padres el Capitán de Carabineros Carlos Merino Charpentier y Ana Correa de la Fuente.  Sus primeros estudios los realizó en la escuela Superior Nº 92 de Limache, pasando luego al Liceo Abraham Vera Yanattiz, donde termina sus estudios secundarios con distinción, recordado por sus compañeros de promoción por sus condiciones deportivas y haber sido durante su permanencia en el establecimiento el porta estandarte, labor que lo destacó por su prestancia y seriedad.

Su padre, carabinero retirado de la institución con el grado de Capitán en el año de 1932, se dedicó luego al comercio e inculcó en su hijo todos los valores que hicieron de Hernán Merino actuara en los momentos críticos de la vida, de la manera que lo recordamos.

Terminada la Educación Media, ingresa a la Universidad Técnica del Estado en el año 1955, a la carrera de Técnico Mecánico Industrial, que a poco andar abandonará para seguir los pasos de su padre, postulando a la Escuela de Carabineros e ingresando a ella el 16 de marzo de 1956. Tras dos años de estudio, egresó como una de las primeras antigüedades de la escuela.

Su primera destinación como Sub-Teniente, será la 13ª Comisaría de Ñuñoa, y la 16ª Comisaría de Carrión, lugares donde desarrolla sus primeras experiencias policiales. En el año 1960, la institución lo traslada al poblado sureño de Santa Bárbara, donde aparece su arrojo y valentía al salvar la vida de una madre y su hijo que arrastraba el caudal del Río Mininco.  El primero de abril de 1961 ascendió al grado de Teniente y fue destinado a la 1ª Comisaría de Renca. Luego, en 1962, pasó la 1ª Comisaría de Coyhaique para posteriormente ser destinado a la 2ª Comisaría de Puerto Aysén.Allí se relaciona con la comunidad ingresando al Rotary Club, institución que le permitirá tener una visión del sentir del ciudadano patagónico, referente al concepto de hacer soberanía en esta zona austral de la república.

En febrero de 1965, se le ordena de hacerse cargo de la Tenencia de Cochrane.  Desde este cargo impulsó en el poblado proyectos como la ornamentación de la plaza y el trazado de camino que uniera Puerto Bertrán con Cochrane, vía de vital importancia para la incorporación de este alejado terruño austral.

Los problemas limítrofes entre la república de Chile y Argentina, producto del tratado de límites de 1881, trajeron como consecuencia una cantidad de puntos de discusión posterior a este acuerdo. Uno de ellos fue la ocupación argentina del sector de Laguna del Desierto, lugar que le tocó defender con su vida al Teniente Merino. En una de sus notas de puño y letra que envía al Mayor Torres informó lo siguiente: “mantendré la situación hasta donde sea posible, evitando todo incidente, siempre y cuando no traten de tomarnos detenidos, caso en el cual mantendré la soberanía aunque me queme”. El texto nos indica la determinación y patriotismo de Merino de otorgar la vida si fuera necesario, enalteciendo de esta manera a la institución del cuerpo de Carabineros que defendió en la frontera nuestra soberanía nacional.

Hoy, a 52 años de los acontecimientos de Laguna del Desierto, donde el 6 de noviembre de 1965 una patrulla de Carabineros se enfrentó a un destacamento de Gendarmería Argentina, produciendo la muerte en defensa del territorio del Teniente Hernán Merino Correa. Vaya para él y la institución un sentido homenaje, y en su honor una calle de Concepción y un barrio llevan su nombre en recuerdo de su heroica acción.

 

Alejandro Mihovilovich Gratz

Profesor de Historia y Geografía

Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas