Carta al director

Asesorías y plagio

Por: Diario Concepción | 05 de Octubre 2017

Señor Director:

Cuando aún está tibio en la retina de los chilenos el rescate de los mineros en el norte, y la convicción de que las cosas se pueden hacer bien, al menos por una vez, los sucesos de los últimos días nos hacen pensar que aquel feliz desenlace de agosto de 2010 no fue más que un hecho aislado.

Pareciera que la honradez y la seriedad, no son más que una gracia recibida por algunos iluminados, o siguiendo una conocida terminología jurídica: una suerte de elemento de la naturaleza, es decir, una cualidad que de no existir en la esencia de las personas a nadie parece importarle. La vieja historia del anillo de Giges adquiere hoy por hoy ribetes de certeza, pareciere que definitivamente la ocasión hace al ladrón, y que hecha la ley hecha también es la trampa.

Expresiones tales como “no puedo leerlo todo” emitidas por un candidato con serias posibilidades de ser presidente del país ya no nos sorprenden, informes de 18 páginas, dentro de las cuales 17 de ellas han sido plagiadas, tampoco. Por cierto, las faltas a la ética de aquellos supuestos expertos no conducirán a que nuestro dinero con el cual han sido pagados estos informes, sí nuestro, sea restituido, cual efecto primero de la nulidad de un acto sancionado por el derecho.

Aquello sería mucho pedir, sería exigirle a la composición biológica de estos asesores de poca monta presentar una característica de la cual no han sido investidos, sería demandarles probidad. Aplicación en otros términos, del antiguo refrán: lo que natura no da, Salamanca no presta. Por otro lado, nos llama también profundamente la atención, la calidad y capacidad de varios de nuestros honorables, en cuanto a la validación de las asesorías asumidas por sus expertos de cabecera.

¿No les pareció nada extraño al revisarlas, al estudiarlas, al leerlas?, o no será que su despliegue intelectual no alcanzó justamente ¿para poder revisarlas, estudiarlas o leerlas? ¿Por qué no nos sinceramos? ¿Por qué no aceptan que muchos de ustedes han llegado a Valparaíso por medio de componendas o corruptelas traducidas en el pago de algún “informe”? Con todo, y de lo que si estoy seguro, es que ustedes honorables son altamente competentes con el manejo de sus finanzas, las cuales no han sido involucradas en la contratación de estas asesorías. Vergonzoso.

 

Renzo Munita

Doctor en Derecho UDD

Universidad del Desarrollo

Etiquetas