Opinión

Adaptación a un entorno cambiante

Por: Diario Concepción | 05 de Agosto 2017

Javier Anwandter Hammersley
Gerente General Puerto Coronel

La actividad portuaria sustenta la vocación productiva de la macrozona centro-sur de Chile. Por lo mismo, cumple un rol fundamental para el comercio exterior y la imagen país en el extranjero, en momentos en que los desafíos de sostenibilidad se instalan de forma transversal en la gestión de cualquier actividad productiva.

Una compañía portuaria es un negocio que se proyecta en el tiempo, y hoy esa proyección tiene que estar acompañada de una visión de sostenibilidad correcta. Frente a la evolución que ha tenido la sociedad, esta forma de entender nuestra actividad resulta ser nuestra mejor respuesta adaptativa.
La forma de hacer negocios está cambiando. Hoy gestionar un negocio sin considerar los factores medio ambientales, comunitarios y de seguridad laboral como parte esencial del proceso productivo, no tiene futuro.

Cambiar la forma cómo enfrentamos los negocios y nuestra operación, un proceso de largo aliento que implica integrar los conceptos de desarrollo sostenible. No se trata de hacer algo distinto a nuestro giro, sino hacerlo con una mirada distinta y con un hilo conductor que nos permita tener un concepto central y que las futuras acciones que emprendamos consideren estos factores desde su origen.

En este contexto, el Acuerdo de Producción Limpia que los siete principales puertos del Biobío estamos implementando desde fines de 2015 con el apoyo de la Corporación Chilena de la Madera y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, es una positiva herramienta que nos conducirá a alcanzar mayores niveles de sostenibilidad. Este acuerdo incluye 64 acciones agrupadas en ocho metas, y con ellas estamos avanzando en homologar prácticas dentro del sistema portuario de la región.

En líneas generales, a la fecha se han implementado mejores prácticas de dragado del fondo marino, acciones para proteger el medio marino y programas para incrementar la gestión de residuos y la eficiencia energética en los procesos. La integralidad de este acuerdo se manifiesta en su conexión con las personas: trabajadores, a través de un refuerzo de la seguridad laboral y capacitación, y comunidad, mediante acciones de responsabilidad social.

Es un esfuerzo que involucra a muchas personas e importantes inversiones que en conjunto suman US$5 millones, y que aporta valor y reputación no solo a los puertos del Biobío, sino que a la región completa y al comercio exterior del país. En suma, es un trabajo colaborativo cuyo principal valor es activar un proceso que nos permitirá avanzar en el desafío de alinear nuestras operaciones al nivel demostrado por las compañías líderes en el mundo.

Etiquetas