Opinión

El antónimo de la basura urbana

Por: Procopio | 01 de Agosto 2017

Cuando éramos menos exigentes, bastaba con vivir, ahora tenemos el derecho adquirido a vivir bien, a tener un buen pasar, a tener una vida de buena calidad. La calidad de la vida es un tema tremendo en los tiempos que vivimos, posiblemente porque hay demasiados factores que pueden echarla a perder, nosotros incluidos.

Se puede hablar sobre la calidad de vida, en forma individual, de modo muy genérico- ser o no ser feliz- pero en el colectivo puede ser de definición más compleja, por ejemplo, cuando se trata de la calidad de vida en una ciudad, ya que en ese colectivo mayúsculo pasan muchas cosas y todas al mismo tiempo, depende, por poner algo sobre la mesa, del ambiente económicos y  sociocultural,  escuelas y educación, servicios y transporte, bienes de consumo, vivienda  y ambiente natural.

La ciudad puede tener una linda arquitectura, excelentes espacios, pero mucha mugre, siendo un factor fundamental importante la limpieza, que al igual que la suciedad, se hace inmediatamente visible en la ciudad que nos recibe. Las calles sin basura, pocos o ningún anuncio publicitario, botes de basura abundantes y cuidados, son claros mensajes de preocupación y orden. En todas las ciudades del mundo, los gobiernos locales tienen el compromiso de recolectar residuos y proporcionar la infraestructura urbana necesaria para que la basura sea recogida y trasladada a sitios especiales para su depósito.

Nada de esto resulta por completo suficiente si los propios ciudadanos olvidan que son indispensables para mantener la ciudad limpia, todos tenemos que complementar el trabajo municipal, que sin esa colaboración será sistemáticamente sobrepasado.

Ya viene la primavera, sería bueno lavarle la cara a la ciudad.

 

     PROCOPIO

Etiquetas