Política

Luciano Cruz-Coke y su nuevo rol de director del Teatro Regional: “No quiero significar un problema. Yo vengo a colaborar”

Ratificado como parte del directorio del Teatro Biobío, el legislador responde las críticas en materia de descentralización y enfatiza: “No quiero significar un problema. Yo vengo a colaborar”.

Por: Ángel Rogel | 09 de Agosto 2019
Fotografía: Agencia UNO

A propósito de su reciente designación como parte del directorio del Teatro Biobío, el ex ministro de Cultura y hoy diputado de la Región Metropolitana, Luciano Cruz- Coke (Evópoli), en conversación con Diario Concepción, insistió en un par de ideas: recibió una invitación de la cual se siente honrado y que su trabajo será ad honorem.

El parlamentario, por cierto, sabe de las críticas que generó su designación, sobre todo, las del senador Alejandro Navarro y el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz; también de las denuncias de maltrato laboral y acciones legales en curso que rodean al espacio cultural. Aunque prefirió no referirse a ellas hasta conocerlas in situ.

Sin embargo, manifestó que pretende venir a trabajar, a entregar su experiencia en el área cultural.

“Cuando el intendente (Sergio) Giacaman me llama para preguntarme si yo estaría disponible para que mi nombre fuera propuesto al Consejo Regional (Core), me sentí profundamente honrado y agradecido”, comentó de entrada.

Recordó que el proyecto para concretar el Teatro partió bajo su administración cultural (en la Región estaba Juan Eduardo King), luego del terremoto de 2010 y sobre la base del proyecto Pencopolitano que había iniciado el gobierno de Ricardo Lagos. Dijo que, en su oportunidad, se transformó en un desafío y en la actualidad “es uno de lo hitos más relevantes y queridos en mi gestión como ministro”.

– Desde el punto de vista práctico. ¿Cómo lo hará para estar presente en las reuniones de directorio?

– Iré cuando se sesione. Habrá que ponerse de acuerdo para que sean fechas posibles para la agenda. Yo debo recibir formalmente la resolución del Core, informar a la secretaría de la Cámara y, evidentemente, esto tiene que ser hecho en momentos que yo no esté en sesión o comisión. Debe ser hecho en la semana distrital o en días que no se tope con la labor parlamentaria. Esto lo hago con toda la disposición del mundo, pero entendiendo también que pongo a disposición mi experiencia cultural.

En efecto, antes de ser ministro y dedicarse de lleno a la política, Cruz-Coke, junto a su colega Felipe Braun, administró durante 12 años, el teatro Lastarria 90. “También hicimos producción con (el Teatro) Mori y trabajé en producciones audiovisuales. Fue esa la experiencia que vio en mí el Presidente Piñera cuando me nombró ministro”, recordó.

– A propósito de sus tiempos, ¿Hay una suerte de llamado al resto de los directores para entender su situación?

– No, yo no puedo hacer llamado así, no estoy en condiciones de ello. He visto ayer (miércoles) que hubo disposición para votar favorablemente el conjunto de nombre por 20 votos a favor, de los cuales, 9 son de oposición. Entiendo que el ánimo que existe desde el Core es que hay un grupo de personas que entiende de administración y gestión cultural, que le puede dar al Teatro mayor presencia y categoría programática y de cartelera. Espero que se faciliten todas las guías para que el directorio pueda cumplir con ello.

– ¿Cómo toma las críticas referidas a descentralización, es decir, que un diputado de Santiago forme parte de un directorio de un teatro de región?

– Hay talento suficiente en Bío Bío para llenar los espacios disponibles. La verdad es que yo he sido invitado generosamente por el intendente Giacaman y ratificado por el Core, en atención a la labor que realizamos con Juan Eduardo (King) para llevar adelante el teatro y, supongo, que en atención a mi experiencia como ministro y gestor teatral. Creo que Bío Bío tiene que generar acuerdo múltiples con los grandes teatros del país, generar una red de espectáculos para ponerlos a disposición de la ciudadanía. En eso tengo alguna experiencia y, humildemente, no lo voy a ocultar, pero jamás me he puesto en el caso de hacer un desaire al talento local. No voy a venir a decirle a Concepción, con la tradición que tienen en música, teatro, en patrimonio cultural, lo que tienen que hacer o no. Yo acepto este desafío con total humildad y disposición al trabajo, nada más.

– Más allá de que su trabajo sea ad honorem. ¿No existe incompatibilidad desde el punto de vista de sus cargo como diputado? ¿Legalmente el tema está despejado?

– Entiendo que no hay incompatibilidad, es lo que me ha dicho el intendente. Entiendo que la inhabilidad aplica para empresas del estado y, entiéndame, no me voy a exponer a un problema. Yo no quiero significar un problema para Concepción ni ser un problema político. Yo vengo a colaborar.

Etiquetas