Política

Intendente Sergio Giacaman:“Estoy abierto para lo que me pidan, pero mi foco es ser intendente”

Política, familia, el nacimiento de su vocación social, su amistad con JVR y sus diferencias y semejanzas con Rodrigo Díaz y Jorge Ulloa, fueron parte de esta conversación.

Por: Marcelo Castro | 04 de Agosto 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Jueves primero de agosto. Faltan minutos para las 8:30 de la mañana y Sergio Giacaman García revisa una y otra vez la agenda que tendrá ese día. A saber: la visita del ministro de Justicia y una mini gira a la Provincia de Bío Bío. Un día antes había estado en Arauco, reunido con personas afectadas por la violencia rural.

Intenso y de mucho terreno, así define su equipo cercano el trabajo de quien asumió en abril pasado la intendencia de la Región del Bío Bío y con ganas de dejar atrás la gestión de su antecesor, Jorge Ulloa. Sus diferencias de estilo se notan. Con un marcado sello de ex alumno de los Sagrados Corazones, acostumbrado a misiones y trabajo social, este ingeniero comercial UDD de 39 años, casado, padre de dos hijas pequeñas, antiguo simpatizante del movimiento católico de Schonstätt, no tiene problemas en mostrarle al mundo su trato más cálido y coloquial, y su estilo colaborativo de trabajo, mucho más horizontal que vertical.

¿Quién es realmente, la máxima autoridad regional? Para quienes lo conocen, no hay sorpresa posible. Este colorín alto y robusto, afable y algo bonachón, no difiere mucho en esencia del ejecutivo encargado del área social de Essbío, cargo que desempeñó hasta antes de asumir, ni del ex seremi de Desarrollo Social del Bío Bío en Piñera 1, ni de quien fuera presidente del Centro de Alumnos del SS.CC. cuando cursaba tercero medio. En lo político, sí hay algunos matices de diferencia. Iniciada la segunda administración Piñera, amigo cercano de Jacqueline van Rysselberghe, su nombre sonó fuerte para asumir la intendencia del Bío Bío. Sin embargo, pese a sus estrechos lazos con JVR, su cercanía con Evopoli le jugó una mala pasada: el grueso de la UDI se opuso terminantemente a que asumiera una carta ajena al gremialismo. Meses después, firmó por el partido de calle Suecia, y en abril de este año asumía finalmente la cabeza del Gobierno Regional del Bío Bío.

-¿Cuál es el balance que hace de sus primero 100 días en el Gobierno Regional?

-Ser intendente de la Región del Bío Bío es un desafío importante y en estos 100 días he tenido la posibilidad de poder conocer más la Región, sino que también de interactuar con las personas. Estoy contento con poder servir, y me quedo con el vaso medio lleno. Lo importante es que tengamos la capacidad de soñar.

-¿Cuánto pesa para usted, como carta de navegación del Bío Bío, la Estrategia Regional de Desarrollo?

– La ERD es una herramienta de planificación estratégica y da ciertas luces. Es bien relevante que, para que resulte, nos pongamos al servicio de la Región. Por eso le pido a la clase política y al mundo social que tengamos la oportunidad de hacer una mejor región juntos.

-¿Qué debilidades encontró en la Región cuando asumió?

-Había carencia de diálogo. Acá tenemos un importante desarrollo del mundo universitario, además de un importante desarrollo del mundo industrial. Hay que facilitar que ellos dialoguen entre sí y cómo generar ideas con impacto positivo para la Región.

“(Cuando JVR renunció) tuve la delicadeza de estar con ella, antes de ser políticos somos personas”.

-El ex intendente Ulloa tenía pensado un enfoque marítimo, portuario y logístico para la ERD, pero usted ha expresado en varias ocasiones que su enfoque de gestión apunta hacia la innovación. ¿Eso podría quedar plasmado en la ERD?

-Esta región tiene diversas fortalezas y entre ellas está el tema portuario, por lo que no hay sólo un eje, es decir se deben matizar los puntos.

-¿Y qué pasa con proyectos emblemáticos como el Parque Científico y Tecnológico, Pacyt? ¿Pueden ser una pieza clave para reorientar la matriz de desarrollo regional, de lo netamente extractivo a una producción con mayor valor agregado?

-Todas las empresas tienen desafíos y debemos invitar a nuevos actores a participar y por eso digo que es tan importante la internacionalización. El abrir las puertas para que muchos actores generen inversión y fortalezcan nuestra matriz.

-¿Qué rol juega China en esta internacionalización?

-China es un socio comercial relevante para la Región del Bío Bío, pero no es el único con quien mantenemos relaciones. Es interesante pensar en el Asia Pacífico y la Apec es una perfecta oportunidad para hacerlo.

-Durante estos 100 días usted se ha reunido en más de una ocasión con delegación de Hubei, cosa que no ocurrió con Ulloa.

-China es una gran oportunidad, pero el mundo también lo es. China es un buen socio y lo importante es abrir las puertas de la Región. También es necesario ir a buscar las oportunidades.

-Dentro de esta búsqueda de lazos se encuentra el viaje realizado a Wuhan en 2017.

-El protocolo de los países orientales dice que las autoridades se apersonen en sus territorios y te invitan. No está en mis planes realizar viajes, es el momento que ellos vengan. La Región ya realizó el esfuerzo de viajar y si hay oportunidad de salir a buscar debemos ser parte de eso.

-¿Con qué liderazgo se siente más identificado, con el de Jorge Ulloa o Rodrigo Díaz?

-Conozco a ambos, a Jorge desde que tenía 11 años y le tengo harto afecto, pero son estilos bastante distintos. A Rodrigo lo conocí bastante mayorcito, cuando era gobernador y somos personas bien distintas. Por los dos tengo mucho respeto y cariño, pero tengo un estilo distinto y no me siento identificado con ninguno.

– ¿Qué hay después de la Intendencia, pretende seguir una carrera en el servicio público?

– A mí me encanta el servicio público y estoy absolutamente disponible para lo que venga después, así que la respuesta es sí. El servicio público es algo que me moviliza.

-¿Eso significa que está disponible para una candidatura para ser gobernador regional?

-Eso significa muchas cosas, eventualmente ser subsecretario, ministro, etc. Yo fui seremi de Desarrollo Social y lo considero el centro del Gobierno y yo estoy abierto para lo que me pidan, pero mi foco es ser intendente.

-¿Usted conversó con su familia esta opción de ser candidato a gobernador?

-Con mi familia conversamos cuando asumí como intendente de lo que iba a pasar.

-¿Cuánto ha pesado en su vocación pública su paso por el Colegio Sagrados Corazones y el Movimiento de Schoenstatt?

-Mis papás me marcan mucho, uno de ellos era médico y realizaba rondas en sectores vulnerables y yo lo acompañaba. En el colegio, vivimos una situación muy trágica y compleja que afectó a la familia de Leocán Portus, que nos sirvió para unirnos, y ahí empecé a participar muy intensamente en las actividades sociales del colegio. Esto marcó mi vocación, son hechos que marcaron mi historia.

“Menos centro de eventos y más juntas de vecinos, tenemos que contar la agenda del Presidente y hacer bien la pega”.

-¿También ayudó a eso el ser presidente del Centro de Alumnos de su colegio?

-Eso fue muy entretenido e influye mucho. Hace años me invitaron a hablar del centenario del colegio, y yo le comentaba a algunos parlamentarios que había participado en elecciones y ganado en forma abrumadora…

-¿Ansía volver a medirse en una elección? ¿Qué tal en octubre de 2020?

-Yo, la verdad, no estoy con foco en eso, estoy pensando en otras cosas. Estoy haciendo la pega y el hablar de Chile en marcha es estar activo como intendente, es estar donde están las personas. Mi trabajo como autoridad es ser un servidor y estar con las personas.

-¿Qué color prefiere? ¿Rojo o naranjo?

-El naranjo naturalmente, es parte de mi historia y mis niñitas siempre me pintan el pelo de color naranjo.

-¿Entonces lo vamos a empezar a ver con chaquetas naranja?

-La parka naranja es una elección familiar, y ese color es parte de mi vida y no lo puedo negar.

-¿Cómo toma que en parte de Chile Vamos digan que usted se encuentra en campaña por utilizar ese color?

-No es señal de nada, lo utilizo para abrigarme.

-Pero ese es el color característico de las campañas de la senadora Van Rysselberghe.

-Yo soy de ese color y nací así. Ahora que cualquier cosa naranja que me ponga va a llamar la atención, pero es coherente con mi look.

-¿Cómo es su relación con la senadora Van Rysselberghe?

-Buena, igual que con todos los parlamentarios de la Región, incluso esta semana me reuní con varios de ellos. Intento cultivar una buena relación con ellos ya que el Presidente obtuvo un buen respaldo en la zona y el Presidente es la demostración de una coalición.

-Se dice que en el período en que tuvo de dejar la Intendencia en 2011, cuando muchos la daban por acabada políticamente, usted la apoyó mucho y ella nunca olvidó ese gesto suyo. ¿Es verdad eso?

-Todos los que me conocen saben que trato de ser lo más humano posible y cada vez que he podido, trato de estar con ellos. En el caso que me consultas tuve la delicadeza de estar con ella, porque antes de ser políticos somos personas.

-¿Cómo toma usted que su partido ya le esté buscando un reemplazante, y que ya que den por sentada su candidatura a la gobernación?

-Pueden decir muchas cosas. Yo creo que si uno se concentra en lo que otros dicen, se pierde el foco.

-¿Cómo es la evaluación que hace de los seremis?

-El lunes tuvimos un gabinete y les pedí mayor despliegue, menos centro de eventos y más juntas de vecinos. Tenemos que contar la agenda del Presidente, hacer bien la pega y comunicar mejor.

-¿Qué responde a quienes piden un cambio de gabinete?

-Eso está en evaluación permanente y observamos cada día su actuar.

-¿Podríamos ver un cambio de gabinete en octubre, cuando tengan que salir aquellas personas que quieran postular a cargos públicos?

-Yo le pedí a los partidos que entreguen los nombres de las personas que serán candidatos, para generar los cambios llegado el plazo y ese es octubre. Los cambios pueden ser en cualquier minuto. Quién está en el servicio público debe servir a la Región.

Etiquetas