Política

La Cancillería de Ampuero: ¿Qué viene para Chile en el mundo?

Por: Javier Cisterna | 11 de Febrero 2018
Fotografía: Agencia UNO

Activo en Derechos Humanos y frontal con Bolivia ha intentado plantearse el binomio Piñera-Ampuero en la antesala de su instalación en La Moneda.

Su perfil es conocido y a la vez controversial. Roberto Ampuero, converso del comunismo a la derecha, novelista y tuitero no inmune a las fake news, es el ungido del Presidente electo Sebastián Piñera para llevar adelante la política exterior de Chile.

Experiencia en el gabinete ya tiene, puesto que lideró la cartera de Cultura entre 2013 y 2014, en el primer mandato de la entonces Alianza. En materia diplomática, ocupó la embajada en México previo a aterrizar en La Moneda, también convocado por Piñera.

Y hasta ahí su tránsito por la escena política, currículo breve que le ha valido críticas tras su nombramiento en una de las carteras más complejas de encabezar.

Porque pese a que existe coincidencia en que las líneas gruesas de la Cancillería chilena se mantienen más allá de los enroques partidarios, bien es sabido que las relaciones internacionales conocen de estilo. Y el de Ampuero, la gran sorpresa del equipo piñerista, aún es un enigma.

Descubriendo al canciller

“Siempre se critican cosas de los ministros antes de que empiecen, yo soy partidario de criticarlos después de que empiecen”, sostuvo el senador electo y ex ministro de Relaciones Exteriores, José Miguel Insulza.

En su condición de conocedor de la interna de la repartición, el otrora secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) aseguró que el canciller Ampuero no emerge como un aparecido.

“No creo que no sepa nada o que lo vayan a sorprender con algún tema del que no tenga idea. Por cierto, uno dentro de la Cancillería tiene mucha más información, mucho más consejo de gente que está trabajando los temas. Las decisiones pasan a ser mucho más ilustradas, por así decirlo”, mencionó Insulza.

Opinión similar manifestó la experta en relaciones internacionales de la Universidad de Concepción, Paulina Astroza, quien sí realizó una salvedad en lo que respecta a la conformación de equipos.

“Será interesante observar la nueva Cancillería. El factor personal en política internacional importa a la hora de adoptar decisiones y eso es lo que observaremos con interés en la dupla Piñera-Ampuero. Debiera nombrarse un subsecretario de Relaciones Exteriores conocedor de la materia, de la práctica internacional, del ministerio y sus particularidades, para que aporte en aquello en que el futuro canciller aparece como más débil. Es importante el conocimiento profundo de las relaciones internacionales, de los cambios que se están viviendo en el mundo y que afectan a Chile, de las oportunidades y amenazas que enfrenta nuestro país en materia internacional para poder llevar adelante una óptima vinculación internacional de Chile”, enfatizó la académica.

Sobre el carácter de Ampuero y su historia política, Insulza puso  énfasis en que, cuando se trata de Chile en el concierto internacional, los consensos priman frente a las ideologías.

“En Chile todo el mundo entiende que la Guerra Fría se terminó y todos estos atisbos verbales de retorno esos tiempos, ojalá no nos involucren a nosotros. Existe una claridad bastante grande. Por ejemplo, creo que en los temas que han surgido con Bolivia nuestra posición es uniforme. Yo no veo muchas posibilidades de conducir una política de Estado distinta en esta materia”, subrayó mirando lo que suceda luego del 11 de marzo.

Bolivia, el primer test

Evo Morales no dejará de asomar en la contingencia.

A una semana de asumir, el nuevo gobierno se topará con los alegatos orales en La Haya por la demanda marítima boliviana, que se extenderán desde el 19 al 28 de marzo.

El equipo jurídico altiplánico sostiene que existe por parte de Chile un irresoluto compromiso de negociar una salida soberana al Océano Pacífico. Nuestro país en tanto, desestima la persistencia de tal deber, recalcando que la agenda bilateral de ambas naciones no es constitutiva de dicha aspiración.

Tales argumentos serán expuestos y conocidos en vivo por los distintos cuadros de abogados expertos que defienden tanto a Chile como Bolivia, en la etapa más vistosa del cruce en la Corte Internacional de Justicia.

Otro asunto pendiente con La Paz, y también radicado en La Haya, es el litigio por el río Silala, instancia la cual La Moneda determinó dar el primer paso, llevando al país vecino ante la corte esta vez en condición de demandado. El objetivo, poner punto final a los altercados y que se falle que el Silala es un curso de agua internacional y que existe derecho a darle uso.

En la causa marítima, Piñera ya confirmó que optó por mantener al equipo que representa a Chile y lidera el agente Claudio Grossman. En la controversia por el río Silala no existe claridad.

Requeridos por esta materia, desde el grupo de juristas que encabeza la directora de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes, se señaló que todo apunta a que la decisión quedará pendiente para después del cambio de mando, en lo que de seguro será uno de los primeros tópicos a abordar por el canciller Ampuero.

¿Es sensible la corte internacional a los cambios políticos y de equipo de los países? María Teresa Infante, embajadora de Chile en Países Bajos y coagente por la demanda marítima boliviana, lo desacredita.

“No creemos que vaya a presentar dificultades en la relación con la corte y entre las partes.  La Corte es muy respetuosa de las variaciones políticas en los gobiernos. Ahora asume un nuevo gobierno en Chile, siguiendo un marco normativo democrático. Es parte de las reglas del juego constitucionales del  país y en el exterior se ha constatado la normalidad en esta transición. Por tanto, los cambios no afectan el proceso”, expresó Infante.

“Nosotros hemos trabajado con diferentes ministros, así lo he hecho en mi vida personal también, y siempre ha existido el mayor respeto por la continuidad de las grandes líneas de la política exterior de Chile”, agregó la diplomática.

Prestar atención a los conflictos, pero no extraviar el rumbo

La abultada agenda con Bolivia amenaza con monopolizar la agenda internacional de Chile, copando las preocupaciones del ministerio de exteriores y sus apariciones públicas.

Así lo cree el ex canciller Insulza, quien reconoce que es “un riesgo que no vale la pena correr”.

La abogada Paulina Astroza sintetiza en esa línea en que la pauta compartida con Bolivia es relevante, pero no privativa.

“Chile tiene amplios temas en los que participa en materia internacional y que importan para nuestro desarrollo. No creo que exista tal riesgo pese a que durante el mandato del Presidente Piñera corresponderá seguramente conocer el fallo de la demanda de Bolivia por la negociación de negociar un acceso al Océano Pacífico y el desarrollo de la etapa escrita y oral de la demanda de nuestro país contra Bolivia por la naturaleza jurídica de las aguas del Silala”, sentenció la especialista.

El continente concentrará los esfuerzos del próximo ministro de Relaciones Exteriores

La relación vecinal será crucial este año, marcado por una serie de hitos a nivel continental que obligarán a Ampuero y compañía a mirar más seguidamente lo que sucede en el barrio.

El próximo 22 de abril Venezuela celebrará elecciones presidenciales, instancia para la cual no existe acuerdo con la oposición. Chile ha intentado jugar un rol mediador durante la administración de Heraldo Muñoz, sin embargo con la llegada de Sebastián Piñera se espera que la posición nacional sea de soporte al sector contrario a Nicolás Maduro, dada la cercanía del futuro mandatario con Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, y otros líderes de dicha vertiente política.

Antes de eso, el 13 y 14 de abril, se llevará a cabo en Lima la VIII Cumbre de Las Américas, cita en la que dirán presente todos los presidentes adscritos a la Organización de Estados Americanos, entre ellos Donald Trump en representación de Estados Unidos.

En 2015, la cumbre estuvo marcada por un tono  conciliador entre Cuba y el saliente Barack Obama. Hoy el matiz es otro, precisamente por los cruces con la isla, la crisis migratoria y el factor Maduro.

Asimismo, se espera que el tratado que sustituye al TPP vuelva a ser noticia, por el papel impulsor de Chile y posición final de EE.UU.

Etiquetas