Opinión

David Fuentes Sosa

Por: Diario Concepción | 30 de Junio 2019
Fotografía: Cedida

David Fuentes Sosa nació en Talcahuano el 7 de junio de 1885. Fue el noveno hijo de una familia formada por 8 hermanas y él, lo que trajo como consecuencia ser el niño mimado tanto de sus padres como el de sus hermanas. Fueron sus padres don David Fuentes Gavilán y doña Tránsito Sosa Salas. Era el padre de David un acaudalado empresario e influyente vecino, que ocupó importantes cargos públicos, como gobernador suplente en 1888, fue el tercer alcalde que tuvo la comuna de Talcahuano, se desempeñó además como martillero público y empresario ballenero. Entre las obras de su padre se destacan el haber donado a Talcahuano los terrenos del Cementerio Municipal N°1 y el cerro que lleva el nombre de David Fuentes Gavilán.

Tanto David como sus hermanas recibieron la mejor educación a la que se podía acceder en su tiempo. Él fue alumno interno del seminario de Concepción, mientras sus hermanas asistían al colegio del Sagrado Corazón.

La repentina muerte de su madre y luego de su padre en 1905, deja a David joven veinteañero con la posesión de una gran herencia.

En 1912 durante un viaje de placer a Europa conoce al Capitán Manuel Avalos P. quien iniciaba su curso de vuelo en la Escuela de Etampes, Francia. Cultivando una gran amistad lo que llevó a Fuentes a entusiasmarse e inscribirse en la misma escuela, obteniendo su brevet de piloto aviador el 22 de octubre de 1912.

Posteriormente, adquiere un monoplano Bleriot XI-2 biplaza de 80 Hp. de potencia, el cual una vez armado y probado en nuestro país, bautizó con el nombre de Talcahuano, su ciudad natal.

Más tarde, Fuentes se dedicó a ofrecer exhibiciones gratuitas al público y a realizar diversos vuelos que glorificarían la aviación civil nacional.

Los más relevantes se iniciaron en mayo de 1914, al realizar el primer vuelo entre Talcahuano y Angol, cubriendo la distancia entre ambas ciudades en una hora y diez minutos. En dicha localidad, realizó vuelos de exhibición ante el público, acompañado de algunas de las primeras mujeres que volaron en Chile; Gabriela Figueroa, Eloísa Fernández, Mariana Conejeros y Matilde Soto, distinguidas damas de la sociedad angolina.

El 27 de junio, del mismo año, Fuentes obtuvo el récord sudamericano al elevarse en su Bleriot a una altura de 3.150 metros sobre Concepción, durante estevuelo el entusiasta piloto estuvo acompañado por el Capitán de Corbeta Guillermo Vargas.

Más tarde, el 8 de agosto de ese mismo año, Fuentes efectuó el primer vuelo civil nocturno sudamericano con pasajero entre Talcahuano y Concepción, oportunidad en que estuvo acompañado por el vecino porteño, Rafael Andrews U.

Imbuido de un gran espíritu patriótico, el 18 de septiembre de 1914 realizó el primer vuelo entre Concepción y Santiago (Paine) recorriendo 450 Km., en un tiempo de poco más de 5 horas, a un promedio de velocidad de 90 k/h, batiendo el récord sudamericano de distancia.

Todos estos logros aeronáuticos, incluyendo años más tarde el cruce del Estrecho de Magallanes y el paso por el viaducto de Malleco, realizados en una época en que los aviones eran de madera y tela, significaron una gran contribución al desarrollo de nuestra Aeronáutica Nacional.

David Fuentes enseñó a volar a múltiples pilotos nacionales y al español Camilo Pinal, en quien David confió el manejo de su avión Talcahuano, con tan mala suerte que en uno de los vuelos Pinal estrelló el avión terminando con la noble máquina.

Agotados todos los recursos y pese a que un grupo de amigos hizo todo tipo de esfuerzos para recuperar la máquina, ésta ya no logró volar.

Triste y sin ganas de emprender nuevos desafíos se instaló en el campo, en Puyehue, a disfrutar su tranquilidad.

Sin la riqueza de su juventud, estimando el gobierno chileno el haber recibido un sinnúmero de servicios prestados a la aviación chilena le otorgó una pensión de gracia que le ayudó a subsistir.

David Fuentes murió en septiembre de 1951 y su cuerpo fue sepultado en el mausoleo del ejército en Santiago.

Hoy hacemos votos para que el principal aeropuerto penquista y sus nuevas instalaciones reciban el nombre de este precursor chorero de la aviación chilena.

Alejandro Mihovilovich Gratz
Profesor de Historia y Geografía
Investigador del Archivo Histórico de Concepción

Etiquetas