Opinión

Cerrado por vacaciones

Por: Diario Concepción | 11 de Junio 2019
Fotografía: Cedida

Este será el letrero que todos los establecimientos educacionales particulares subvencionados deberán instalar en sus puertas en las vacaciones de invierno y en periodo estival.

Se acaba de aprobar mediante una moción parlamentaria – Ley 21.152-  liderada por la senadora DC Yasna Provoste, un cambio a la relación contractual con los asistentes de la educación disminuyendo su jornada laboral a 43 horas e incorporando en ella media hora de colación diaria imputable a su horario de trabajo. Hasta acá, los establecimientos educacionales pudieran adaptarse – no sin algunos trastornos, pero superables- a esta nueva normativa, no sin antes considerar la constitucionalidad de los cambios ante tan tamaña modificación del Código del Trabajo.

Lo que viene a continuación, es no entender cómo funcionan los establecimientos educacionales, ya que se aprobó que los asistentes de la educación, entendiendo por ellos: Profesionales, paradocentes, personal administrativo y auxiliar, podrán contar con dos semanas de vacaciones en invierno, y ambos meses: enero y febrero en verano. Hay que dejar absolutamente claro que ningún empleador desea que no descansen o que no tengan vacaciones, de hecho en la práctica la mayoría de los establecimientos educacionales les entrega descanso por una semana en invierno y un mes en verano, completando 5 semanas al año de vacaciones sin considerar los días “sándwich” de los que también se benefician.

Ante la situación descrita, cabe preguntarse: ¿Qué funcionarios responderán ante las diversas autoridades los innumerables requerimientos del MINEDUC, Superintendencia, Inspección del Trabajo, entre otras? ¿Quiénes se encargarán de tramitar las licencias médicas que también llegan en periodo estival? ¿Quiénes atenderán apoderados los que siempre requieren de algún certificado o de matricular en cualquier momento? ¿Quiénes coordinarán el trabajo de limpieza profunda o mantención que se realizan en verano, de manera de tener todo listo cuando se reintegren los niños y profesores? ¿Quiénes cuidarán de la infraestructura en periodo de vacaciones?

Lamentablemente, la respuesta a estas preguntas es la misma: Nadie. Es muy posible que muchos lectores estén pensando en la externalización como un camino a seguir, pero ¿a qué costo? ¿Se pensó en la precariedad laboral que esto generaría? No creo, solo fue pensado utópicamente desde un cómodo escritorio disfrutando de una suculenta dieta parlamentaria. Si esto no se arregla estaremos obligados a decir: CERRADO POR VACACIONES.

 

Andrés Carter Pereira
Presidente
Redcol Bío Bío

Etiquetas