Opinión

La semana en que se hablaba de rally Mundial

Fueron días donde todo el mundo, seguidores o no de este deporte, preguntaron por autos y pilotos. Esta histórica fecha mundial fue una inducción a una disciplina que no todos conocemos y un baño cultural, una instancia de aprendizaje.

Por: Paulo Inostroza | 13 de Mayo 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Aún hay gente que cree que el deporte tuerca no es muy popular en la zona y se equivoca rotundamente. Basta presenciar las fechas de la competencia local para sorprenderse, si usted solo está acostumbrado a la pelotita. Seguramente, verá más público que en varios partidos de fútbol y un ambiente de mucha camaradería, de cuidar la pasión en común. Toda esa gente, más los curiosos y los que tienen ganas de aprender e involucrarse en este mundo de velocidad esperaban con ansias el WRC. No son pocos.

Vi gente vuelta loca con la llegada de Loeb, otros que querían una foto como fuera con Neuville. Y muchos que no los conocían demasiado empezaron a googlear, a descubrirlos y a sacar pecho porque los mejores del mundo estaban en tu ciudad. No en Santiago, como siempre. Pasaron solo por Concepción. Bueno, quizás por eso la televisión capitalina le dio tan poca bola a un evento de marca mundial. La señora en la micro preguntaba al chofer qué es el parque de asistencia, otro le soplaba que los cortes de calles más importantes eran solo un par de días. ¿Qué es esa largada que se hizo en la noche? ¿Cuándo empiezan a sumar puntos? Y sin querer, incluso los que alegan que era un gasto innecesario, comenzamos a instruirnos, a hacer cultura. A aprender equivocándonos dónde podemos situarnos para ver a los autos y donde no, descubrir que es mejor y más entretenido acampar para no entorpecer la carrera durante la mañana.

Hubo errores de principiantes. Sí, muchos. Pero es un evento que se debe mejorar y cuidar para que se mantenga. Porque no todo es pelota y diversificar la oferta siempre es bueno. Sobre todo, cuando nos permite aprender y conocer tanto, con los mejores maestros en tu casa. Quizás no fue perfecto, pero fue histórico. Que no sea la última.

Etiquetas