Opinión

Mayo de recuerdos germánicos

Por: Diario Concepción | 10 de Mayo 2019
Fotografía: Diario Concepción

Prof. Sergio Sepúlveda Sepúlveda
Programa de Estudios Europeos UdeC

Hace algunos días se recordó el término de la II Guerra Mundial en Europa y, con ello, el fin del terror nacionalsocialista que trajo sangre, sudor y lágrimas a aquel continente faro de la luz y la cultura; y también el surgimiento de la Guerra Fría, siendo Alemania el símbolo de aquello.

Sin embargo, también vale recordar cosas positivas de hace 70 años en un día 12 de mayo. El fin del bloqueo soviético de Berlín, que fue el primero de unos de los tantos forcejeos que tuvieron las superpotencias, y visto en sus efectos, fue una derrota soviética respecto a lograr el control total de la ruinosa ciudad y una muestra de las defensas de las libertades que daba a entender el bando norteamericano en los siguientes años de pugnas Este-Oeste en la Guerra Fría.

Y la formación en Bonn, de la República Federal Alemana, tras la unificación de las zonas de control de los aliados occidentales. Este acontecimiento fue importante en el sentido que “media” Alemania volvía a ser una estructura política sustentada en el autogobierno (aunque limitado en sus inicios); y en una moderna Constitución que es un modelo a seguir respecto a los principios de defensa constitucional y sería la hoja de ruta de esa nueva Alemania, cuyos frutos disfruta una Europa en paz, como también nosotros al tener al país germano como uno de los principales socios comerciales en Europa, al cual también nos unen vínculos culturales; pero también políticos al ser sus principales partidos, el Socialdemócrata (SPD) y la Unión Cristianodemócrata (CDU) referentes ideológicos de sus hermanos chilenos, cooperando en la difusión de una cultura de la paz y de la estabilidad política.

El milagro alemán que despegó desde 1949, ha sido sin duda uno de los motores de la cooperación europea, en que recordamos las figuras de Jean Monnet y Robert Schuman que sellaron los inicios de la Unión Europea en aquella declaración dada el 9 de mayo de 1950, y en esa confianza, también un 15 de mayo, pero en 1955 los vencedores permiten que la RFA alcance la adultez al autorizarle a formar un nuevo aparato militar, la Bundeswehr, que rompió con las tradiciones prusianas y de la Wehrmacht para ser parte de aquella cultura de la paz y cooperación que permite que Europa goce dentro de sus diversidades, alegrías y crisis, la tranquilidad de que Alemania no sea una amenaza como en tiempos pretéritos.

Etiquetas