Opinión

Los dudosos artistas del volante

Por: Procopio | 16 de Abril 2019

Según un estudio del Automóvil Club, la mayoría de los conductores que habitualmente conducen a exceso de velocidad,  son hombres de entre 48 y 58 años. A casi la mitad de ellos se les ha cursado un parte en los últimos seis meses. Pertenecen a la clase media-alta y su nivel de ingresos les permite darse el gusto de comprar automóviles con motores de alta cilindrada. Son competitivos, por no decir abusadores y portadores de una poco envidiable coprolalia. En razón de lo anterior, parece causarles placer mostrar cuán rápidos se desplazan por las calles de la ciudad y de paso separar aguas de otros menos favorecidos por el destino.

Según este estudio, esas características, que corresponden a quien le importa bien poco lo que piensan los demás, o el riesgo que asume, son las causantes, al exceder los límites de la velocidad y aquellos de la prudencia, de la mayor cantidad de accidentes con víctimas fatales en el país: cuatro de cada 10 de ellas debidas a conductores  que cometen estas faltas.

Lamentablemente, algunos conductores de  vehículos de la locomoción colectiva urbana, aunque de perfil social diferente a los anteriores,  suelen mostrar comportamientos parecidos y con motores rugiendo pasan las calles como bólidos, entrecruzándose temerariamente con otros vehículos y  deteniéndose bruscamente en cualquier parte.

Hay leyes, reglamentos y disposiciones que se no se aplican. Parece muy necesario  erradicar la tolerancia  al conductor adicto a la velocidad, crear una cultura de respeto que parece estar en vías de extinción, salvo que salga carísimo ignorarla.

PROCOPIO

Etiquetas