Opinión

Hikikomori, el sindrome caracol

Por: Procopio | 06 de Abril 2019

Un psicólogo japonés, fue sorprendido por el número de padres que buscaron su ayuda porque sus hijos habían abandonado el colegio y se habían escondido durante meses, algunas veces, años. Con frecuencia estos jóvenes pertenecían a familias de clase media, casi todos hombres y la edad promedio de este retiro voluntario era de 15 años.

Lo podría parecer un ataque perdurable de pereza químicamente pura, o un cuadro depresivo, pero, según la concepción de este profesional, se trata de jóvenes paralizados por un profundo temor social. “En sus mentes están atormentados”, aclara. “Quieren salir al mundo, quieren hacer amigos y tener pareja, pero no pueden”.

Desde que llamó la atención del fenómeno, denominado hikikomori, algo así como confinamiento, el número de afectados ha aumentado. Una cifra estimada conservadora de personas con este cuadro sería 200.000. Pero en 2010 una encuesta del gobierno de Japón arrojó una cifra mucho más alta: 700.000. Como quienes sufren de este fenómeno se esconden, es posible que la cantidad de afectados sea todavía mayor, cerca del millón. El promedio de edad de hikikomori también parece haber aumentado durante las últimas dos décadas. Antes era de 21 años y ahora es de 32.

A los padres chilenos este comportamiento podría parecerles familiar, no sabemos cuántos adolescentes están en esta situación, que prefieren vivir solos que mal acompañados o elegir teléfonos inteligentes en vez de compañeros torpes, en cualquier caso, la cultura de las más máquinas puede abrir una puerta a la soledad, mala cosa porque la sociedad funciona con y entre las personas.

PROCOPIO

Etiquetas