Opinión

Cero responsabilidad

Por: Diario Concepción | 08 de Marzo 2019
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber

Cathy Barriga, abusa de recursos municipales para ser noticia. Becas, peluches, murales o carpetas con sus mejores fotos. No importa cuántas veces Contraloría investigue y reitere que son las instituciones las que otorgan los beneficios o prestan los servicios y no las autoridades de turno. No importa. Para ella y sus fieles seguidores, los informes son simples amonestaciones que no demuestran ilegalidad y quienes denuncian sólo persiguen dañar una “fantástica gestión”. Ella prefiere seguir la cultura de Roger Stone: Mejor hacer cosas (malas) a no ser famoso.

La alcaldesa de Viña, en cuyo Municipio la Contraloría declara un déficit superior a los 17 mil millones, incluyendo asuntos que terminarán en la justicia, usa otras respuestas de manual. Ya todo está en camino a solucionarse, dice, y que sólo en dos años se ha logrado rebajar el déficit en forma muy importante. Ninguna explicación de si los balances y presupuestos estaban adulterados o como hicieron para esconder la deuda. Nada. Ella sabe que siempre hay gente dispuesta a prestarle ropa y que la memoria es corta.

El alcalde de Concepción, obligado a devolver más de $830 mil pesos de viáticos pagados en exceso por viaje a China (sept2017), informa vía twitter a los que denomina “mal intencionados de siempre” y a los que profesan la “cultura del odio” de que la devolución fue realizada hace meses. Ninguna mención a que hubo una denuncia, que hubo un preinforme de Contraloría y que la devolución fue realizada 14 meses después de haber recibido el pago en exceso (él adjunta fotografía del recibo pagado el 30 nov 2018). El cree que el problema es el mensajero.

Los generales usando gastos reservados para viajes que incluían a toda la familia, las mesadas que se entregaban a ex comandantes en jefe o la larga lista de asuntos que se mantendrán bajo la alfombra en otras reparticiones que usan los benditos gastos sin rendición, contaron con el alto auspicio de los ministros de defensa y subsecretarios de la época que no han sido capaces de asumir ni una mínima cuota de responsabilidad.

Se podrían agregar otros casos “del verano”, como el de los medidores inteligentes que en 10 metros entre cámara y senado alguien metió mano y terminaron pagando los consumidores. Como olvidar la ley de estacionamientos, las bolsas plásticas, la ley de antenas o tantas otras leyes “muy técnicas” para parlamentarios que flojean, que no leen, o que leen y no entienden, y los que entienden todo, son “presa” del lobby.

Mientras la ciudadanía no adquiera la real dimensión del problema, no entienda lo grave de encoger los hombros y dejar hacer, seguiremos recibiendo respuestas prepotentes, insolentes, o aquellas de simple manual.

Etiquetas