Opinión

Lota y el monstruo de las dos cabezas

Sí, sucedió de nuevo. Otra vez en nuestra zona. El 2019, en Tercera B, jugarán dos equipos llamados Lota Schwager. ¿Quién podría considerar lógica o válida una decisión de este tipo?

Por: Paulo Inostroza | 31 de Diciembre 2018
Fotografía: Facebook | Lota Schwager

Todavía recuerdo la época de Temístocles Reyes y no tengo muy claro qué pasó. Lo cierto es que Lota Schwager funcionó –si es que funcionó- todo el año con dos directivas y nadie sabía cuál era la real. Reyes iba a las reuniones en Santiago, pero Jaime Valdés decía que el club no era de este señor “que quería llevarse el equipo a la Quinta Región”. Valdés, apoyado entonces por Bernardo Ulloa. La ley le dio la razón a los Valdés y nunca supimos bien si la ley hizo lo correcto. Bueno, la legalidad y las buenas voluntades no siempre son congruentes, lo concreto es que la ley es la ley y hay que acatar.

Yo no soy leguleyo y presiento que la mayoría de ustedes tampoco, pero hay dos cosas que me llaman la atención de esta nueva realidad, con dos Lota Schwager compitiendo en la misma categoría el 2019. Una, tiene que ver con las decisiones surrealistas, ilógicas y hasta irrespetuosas con la historia de un club, tomadas desde Anfa. Porque la lógica legal que daría luz al equipo de Ulloa invalida inmediatamente al de Jairo o viceversa. Corporación y Sociedad Anónima separados desde un mismo ente no tienen sentido. Es uno o es el otro. No sé quién tiene la razón, pero no son los dos al mismo tiempo.

Y desde la Anfa dicen tan al vuelo eso de que “pero alguna vez hubo tres Temucos y alguna vez jugaron dos Viales”. ¿Y recuerdan cómo terminó eso? Provincial Temuco no tenía sentido. Una vez llegó a El Morro y se comió seis en el primer tiempo. No tenían ni banca. Unión Temuco se disolvió y permitió que Deportes Temuco subiera una categoría entrando por la ventana. Todo raro. ¿Y los dos Viales? Horrible. Uno fue desafiliado y el otro se tituló campeón, pero no pudo subir de verdad por las deudas de su gemelo. No, esto de los clones no funciona. Nunca ha funcionado.

Pero lo otro que sorprende es la lucha de poderes, las ansias de figurar sin pensar en el bien de una institución que tiene tradición. Los últimos años han sido malísimos deportiva y administrativamente para Lota, pero en vez de juntarse, el club siempre encuentra gente con la capacidad de dividir. Dividir donde hoy no son tantos y quizás no lo son porque están aburridos de esa dinámica. Hoy, si un municipio apoya a este Lota, yo apoyo al otro. Unos por Lota y otros por Coronel, en trincheras. ¡Cómo si fuera momento de trincheras! Lo que se necesita es unión, gestión, lucas. Menos ego y más amor por los colores, pero en serio. Este no es “mi club”, como dicen algunos. Es de la gente y la gente está confundida. No saben cuál es el verdadero Lota, pero peor aún, caminan pensando que al final hay otro hoyo. Uno más. Y siempre un poco más grande.

Etiquetas