Opinión

La arenga de Virginia Woolf

Por: Diario Concepción | 06 de Diciembre 2018

La célebre novelista inglesa Adeline Virginia Stephen, más conocida como Virginia Woolf, se educó en su casa y no fue a la universidad. Ya en el 1928, Woolf arengaba a las mujeres a rebelarse de su status quo. “Permítanme recordarles que desde 1866 han funcionado en Inglaterra como mínimo dos colegios universitarios de mujeres; que a partir del año 1880 la ley ha autorizado a las mujeres casadas a ser dueñas de sus propios bienes y que en el año 1919 se le concedió el voto a la mujer. Les recordaré también que pronto hará diez años que la mayoría de las profesiones nos están permitidas. Si reflexionan sobre estos inmensos privilegios y el tiempo que hace que vienen disfrutando de ellos, y sobre el hecho de que deben de haber actualmente unas dos mil mujeres capaces de ganar quinientas libras al año (430 mil pesos) admitirán que la excusa de que les han faltado oportunidades, preparación, estímulo, tiempo y dinero… no sirve”.

Ya van 90 años de ese discurso y algunos elementos de ese exhorto parecen vigentes. En efecto, según el estudio 2017 de la Comisión Nacional de la Productividad, Chile alcanza un 48% de participación laboral femenina (PLF), siendo el peor de Sudamérica, que llega a 56%, y muy por debajo de los países de la Ocde, que promedian 61%. Si bien desde 1990 a la fecha se ha notado un avance exponencial en la materia, sigue siendo preocupante que Chile esté más cerca de países islámicos en PLF.

¿Cómo se mejoran estas cifras? Los informes apuntan a un cambio cultural de la sociedad chilena, que puede partir por algo tan básico como repartir las responsabilidades del hogar y de los niños, aumentado a su vez las posibilidades de formación. Un camino aún lleno de ripios, que se debe pavimentar al mismo tiempo que se corrigen las desigualdades en el ingreso entre hombre y mujer, y la notoria diferencia de oportunidades.

PIGMALIÓN

Etiquetas