Opinión

Debate sobre el Metro: ¡Bienvenido sea!

Por: Diario Concepción | 04 de Diciembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Héctor Díaz
Past president Comité Infraestructura
Cámara Chilena de la Construcción

Qué bien nos parece el comienzo del debate público sobre un metro subterráneo por el centro de Concepción. Como ya hemos dicho, es una iniciativa que como Cámara Chilena de la Construcción venimos estudiando desde 2017, de manera seria y ahora participativa, exponiendo nuestro proyecto a más de 50 referentes de las fuerzas vivas de la ciudad en los últimos dos meses, dando pie a la formación de la red “Muévete por un metro”.

Sabemos que la discusión es parte de la riqueza indispensable de este proceso, y en eso estamos: conversando del metro, pero también poniendo en valor de forma amplia el futuro del Concepción Metropolitano.

Dentro de este saludable debate, han surgido legítimas voces que sugieren que más que un metro, debiéramos enfocarnos en tranvías de superficie o en vías elevadas, por ejemplo, para un monorriel. Pues muy bien, argumentemos.

Respecto al tranvía, creemos ofrece una capacidad de pasajeros bastante limitada en comparación al metro y su instalación requeriría del uso de una gran parte del espacio público en la superficie (una calle ancha) que permita que exista un trayecto de ida y vuelta. ¿Imaginan un tranvía pasando entre las micros por O’Higgins? ¿Les parece cerrar esa avenida a otros medios de transporte para solo quedarnos con un tranvía? ¿Tiene el centro espacio para ampliar sus calles con tal que quepan todos?

Son interrogantes que nos hicimos hace bastante tiempo. Por eso nuestra sugerencia es integrar al transporte público un sistema que no compita por el mismo espacio con microbuses, colectivos y taxis (sin mencionar los automóviles particulares); sino uno que pueda complementar los servicios que ya existen.

Además, tenemos la convicción que un tranvía no contaría con la rapidez que se necesita hoy para movilizarse en el Gran Concepción, principalmente por los sistemas de pago, tamaño, congestión y cruces de calles.

En relación a elevar, hace un buen tiempo también que nos planteamos otras dudas: las estructuras en altura producen un efecto indeseado en el entorno, como por ejemplo intrusión visual, pérdida de privacidad, sombra, ruido y generación de espacios residuales, inseguros y con segregación. Es una barrera, en términos urbanos, pensando sobre todo en un trazado tan céntrico. El metro, en cambio, en su naturaleza subterránea, sería menos invasivo y complementario a lo bueno que ya tenemos.

Queremos insistir en nuestro llamado a “hacer ciudad” entre todos los actores de la sociedad. Nosotros proponemos un metro, pero bienvenida la amplia discusión, nuevas ideas y posibles variantes. Sería sumamente valioso seguir escuchando voces, más allá de si adhieren o no a esta iniciativa. Sin duda, nos hará muy bien.

Etiquetas