Opinión

Más que números

Por: Diario Concepción | 30 de Noviembre 2018
Fotografía: Diario Condeza

Dos meses de discusión del presupuesto demuestran que es urgente crear una estructura parlamentaria que permita la revisión técnica del proyecto y posteriormente un monitoreo de los avances en los gastos e inversiones, de forma que la administración de los recursos públicos sea eficiente y transparente.

A pesar de que un senador manifestó que esto era fome y aburrido, se debe comprender que administrar USD 73.500 millones es algo serio y por lo tanto los parlamentarios deben invertir mucho más tiempo y tener una mayor preocupación por esta herramienta de gestión que significa influir en casi un cuarto del PIB nacional.

Quedará en el recuerdo el $1 aprobado para gastos reservados de Carabineros o FF.AA. debido a la falta de control que ha significado el desfalco de miles de millones de pesos, pero hubo varios otros asuntos sobre los cuales conviene detenerse un poco.

Primero, la nula discusión y el débil pataleo por los recursos que administran los Gobiernos Regionales. El 2019 las regiones pierden peso específico ya que el presupuesto total subirá 3,2% real, pero el de regiones solo 1,2% nominal

Segundo, la falta de revisión de las autorizaciones para endeudar al Estado, ya que nuevamente habrá un presupuesto deficitario y la deuda publica seguirá creciendo, aunque existe en muchas partidas una glosa de compra de activos financieros que acumulan recursos en depósitos a plazo mientras firmamos pagares de deuda a pagar en varios años más. Súper extraño.

Tercero, la pelea de la Cámara pidiendo por un lado transparencia a otros poderes del Estado, pero reclamando autonomía presupuestaria para reasignar recursos sin pedir autorización a Dipres, mostrando que ellos quieren hacer lo que quieran con nuestros recursos en asesorías, viáticos, etc., sin rendir ninguna cuenta.

Cuarto, la cantidad de recursos asignados nuevamente a programas mal evaluados. En informe que acompaña al presupuesto se informa evaluación de programas por 538 mil millones de los cuales 72% están en categoría bajo desempeño o mal desempeño. Pero extrañamente el monto asignado a estos no baja nada, cayendo 9% los programas de desempeño medio.

Por último, la poco comentada lucha entre el Gobierno y la Anef por el establecimiento urgente de índices de gestión, no solo para justificar el pago de los PMG, sino que para mejorar el desempeño global del sector público. Dipres solicitó implementar nuevos indicadores asociados a gestión eficaz, calidad de servicios y eficiencia institucional medidos con diversos parámetros como tasa de accidentes, fiscalización, satisfacción de usuarios, etc. El resumen es un desacuerdo por motivos diversos sin que a la fecha sepamos si habrá mejoras en una modernización del estado que se pide a gritos.

Por lo pronto, el parlamento debe hacer mucho más porque este 25% del PIB sea invertido en forma eficiente y transparente y mucha de la discusión del último presupuesto se acercó poco y nada a esto.

JORGE CONDEZA NEUBER
@jorgecondezan

 

 

Etiquetas