Opinión

Tocar fondo para poder cambiar

Por: Diario Concepción | 28 de Noviembre 2018
Fotografía: La Tercera

Los tristes acontecimientos ocurridos el sábado en Argentina, en la previa de la final de vuelta de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, no hacen más que reflejar el difícil momento que se vive en varios países del continente. Ello, porque más allá que en este caso se trate de un partido de fútbol, sin dudas es una postal de lo que sucede en el país vecino como sociedad.

De hecho, tras los incidentes -agresión al bus de Boca, que impidió que se jugara el partido pues varias personas resultaron con diferentes heridas-, muchas figuras públicas de Argentina y de otros países repudiaron el acontecimiento.

Y es que más allá de la rivalidad que existe entre ambos equipos, y la relevancia del trofeo en juego, daba la impresión que la violencia no sólo buscaba afectar al equipo archirrival y “sacarlo de concentración” de cara a un encuentro trascendental, sino también servir casi como una horrenda forma de catarsis para personas que seguramente, como pasa también en Chile, se infiltran en grandes eventos para causar daño, sin ninguna razón.

Ahora, más que saber si el partido realmente se jugará, lo más importante es saber qué pasará. Bien es sabido que en los principales países sudamericanos, las barras de los equipos más populares aparecen casi como fuerzas organizadas, donde alentar a sus elencos aparece como lo menos importante.

Ya se tocó fondo, sin dudas, no se puede caer más abajo. Algo similar pasó décadas atrás en Inglaterra, donde con agresivos planes se pudo erradicar la violencia de los hinchas conocidos como hooligans. En Sudamérica, hace rato que es hora de un proceso similar, pero nadie recoge el guante.

NEPTUNO

Etiquetas