Opinión

Los días en rojo del calendario

Por: Diario Concepción | 27 de Noviembre 2018

El calendario romano tenia los días divididos en dos grandes grupos; fastos, es decir días aptos para los negocios civiles y judiciales, y otros nefastos, en los cuales hacer algo útil era un agravio a los dioses, de impensables consecuencias, aunque había algunas excepciones, en casos graves, en los cuales se podía trabajar, previo un complicado dispositivo ritual de rogativas y ceremonias para conseguir permiso de las divinidades correspondientes.

El significado de desastre o fracaso asociado a nefasto viene de allí, de intentar hacer algo sin el divino permiso y enfrentar las horribles y merecidas consecuencias. Los días nefastos romanos que a su vez se dividían en dies nefasti feriales, es decir de vacaciones y dies nefasti ludi, dedicados a los juegos, a la parranda y chacotas varias.

No han transcurrido ni un par de miles de años y ya nos han suprimido un gran número de estas necesarias celebraciones, y las pocas que nos conceden son para que cada quien se las arregle como buenamente pueda. Con la notable excepción de las Fiestas Patrias, donde a muchos les es concedido un aguinaldo, palabra vieja del celta eguinand, con la que se designaba el regalo de año nuevo. Lo que parece muy nuevo; los regalos y diversiones, era una práctica común desde tiempos muy remotos.

Por alguna excelente razón, la idea ha perdurado, conocida la tremenda importancia del ocio bien merecido para reasumir las tareas con nuevo entusiasmo, hay que aprender a usar bien estos días excepcionales, a los romanos les tenían todo programado, a nosotros nos dejan a cargo de nuestro comité creativo, es un asunto de mucha complejidad, tanto que desesperados, muchos deciden pasar sus días nefastos tranquilos en sus casas, sin tentar a los dioses, siempre envidiosos.

PROCOPIO

Etiquetas